El pacto sindical entre UGT y CC OO queda pendiente de la respuesta de CSI

No cierran puertas a otros acuerdos tras las elecciones en el Consistorio El juez decidirá el martes si anula o no los comicios en la mesa de Especialistas

ANA SALASOVIEDO
Las votaciones, anteayer. / M. R./
Las votaciones, anteayer. / M. R.

Las elecciones sindicales del miércoles dieron dos ganadores, UGT en la Junta de Personal y Stao en el Comité de Empresa, pero ninguno claro. Ambos sindicatos tendrán que pactar con otros si quieren ostentar la presidencia de los órganos. Lo normal sería que la misma organización dirija ambos, pero las circunstancias son diferentes en cada uno de ellos. La mayoría en la Junta se obtiene con 8 delegados y en el Comité, con 9. Por lo que a UGT le faltan tres en el primero y a STAO uno en el segundo. CSI tiene un delegado, con lo que sería la llave para Stao en el comité. Pero la alianza no resolvería la mayoría en la junta, ya que ambas suman cinco delegados.

Los sindicatos de momento quieren ser prudentes con los posibles pactos. Pero «lo natural», dice Benigno Suárez Castaño, secretario de UGT y hasta las elecciones presidente de la Junta, «sería una unión con los sindicatos afines». CC OO es uno de ellos. Ramón Alonso, su responsable, también la ve como la vía más lógica. Entre los dos suman siete representantes y, por lo tanto, sólo necesitarían uno más.

CSI ya formó parte del tripartito en la anterior legislatura. Tanto UGT como CC OO, aunque no lo digan abiertamente, apuntan a una reedición. Pero CSI no lo tiene tan claro. «Después de aquella experiencia, no creo que aceptemos un pacto», dijo poco después de conocer los resultados electorales su secretario general, Manuel Díaz Freire, consciente de su situación.

Con UGT también estaría dispuesto a pactar Stao, y obtendría así la mayoría absoluta en ambos órganos. Y es una posibilidad que el primero no descarta. Suárez, como todos, quisieron dejar las puertas abiertas a futuras negociaciones. Aunque éste sí dijo que «salvo con SAS-USO», podría llegar a acuerdos «con cualquiera». Rechazó su «forma de hacer sindicalismo» y puntualizó que «tampoco iría con nuestras bases». Los criticados, más prudentes que ninguno, prefieren esperar. Faltan semanas hasta que se conozca quién gobernará. La próxima, además, el juez decidirá si el proceso es válido respecto a los trabajadores de colaboración social. 167 ejercieron su derecho al voto a pesar de que CC OO y SAS piden que se anule porque carecen de contrato.