Más de medio centenar de personas se concentran para reclamar «una Perlora pública»

«Sin un documento que legalice nuestra situación, no habrá negociación», dicen

P. G.-P.PERLORA
PROTESTA. Los trabajadores escenificaron un sepelio. / P. G.-P./
PROTESTA. Los trabajadores escenificaron un sepelio. / P. G.-P.

Alrededor de medio centenar de personas se concentraron ayer en la Ciudad de Vacaciones de Perlora al cumplirse el aniversario del derribo del edificio central Jacobo Campuzano, una fecha que marca el inicio del desmantelamiento y cierre de la actividad en el centro vacacional. Durante la jornada, los trabajadores y representantes de las asociaciones de vecinos de Perlora y Candás y del PCPE desplegaron una pancarta -con la que reclamaron una «Perlora pública»- sobre la parcela que ocupó el inmueble. Los asistentes también escenificaron un «sepelio» de la instalación, al prender fuego a un féretro como símbolo de la extinción de la ciudad de vacaciones por parte de la Administración regional.

En el transcurso de la protesta, el portavoz de la plantilla, Julio Antuña, calificó de «vergonzosa» la situación en que se encuentran los trabajadores por la actuación del Principado. Además, Antuña señaló que, ante las reiteradas peticiones de la consejera de Cultura, Comunicación Social y Turismo, Ana Rosa Migoya, de retomar las negociaciones, «la principal exigencia será que el Consejo de Gobierno suscriba por escrito el acuerdo del cierre de esta actividad». El representante sindical mantiene que «sin un documento que legalice nuestra situación, no habrá ninguna posibilidad de sentarse a negociar», concluyó.