BP consigue parar el vertido de crudo en el Golfo de México

La nueva estrategia consiste en tapar el pozo por el que escapa el crudo con lodo y cemento

AGENCIASHOUSTON
BP consigue parar el vertido de crudo en el Golfo de México

El comandante de la Guardia Costera de Estados Unidos, Thad Allen, ha dicho hoy que la complicada operación de sellado del pozo de British Petroleum está funcionando y, de momento, se ha frenado la fuga de crudo. "Han parado la salida de los hidrocarburos. Han podido estabilizar la salida del pozo", ha señalado hoy Allen a la emisora de radio WWL. En dicha entrevista, ha explicado que, por primera vez desde que se hundió la plataforma petrolífera de BP en el Golfo de México, el 22 de abril, no se está filtrando crudo al mar.

British Petroleum comenzó el miércoles el procedimiento para intentar sellar la fuga con la inyección de lodo y cemento, una operación que nunca se ha realizado a la gran profundidad, más de 1.500 metros, a la que está el pozo del que mana el crudo, unos 5.000 barriles diarios. El procedimiento, conocido como "top kill", fue autorizado por la Guardia Costera de Estados Unidos ayer mismo, después de que se retrasara durante varias horas debido a dudas planteadas por los científicos que asesoran al Gobierno Federal.

BP ha advertido de que tardará algunos días en determinar si la operación finalmente funciona. No obstante, el comandante de la Guardia Costera ha anunciado ya que el vertido se ha frenado. La incógnita que planea sobre la operación es si el lodo y el cemento inyectado serán capaces de contener la salida de petróleo y gas natural. Si fuera así, ha explicado a la emisora, se podría sellar el pozo. "El objetivo es inyectar el suficiente lodo en el pozo como para frenar la presión de salida de los hidrocarburos, y entonces poder sellar el poco con cemento", ha indicado.

Se trata del tercer intento de BP de sellar una fuga de petróleo que amenaza con provocar la mayor catástrofe ecológica de la historia de Estados Unidos, y que en esta ocasión tratará de taponar mediante una acumulación de lodo pesado y cemento. Según la compañía, no será hasta la última hora de hoy cuando se sepa si han tenido éxito.

Las críticas no cesan

BP, que ya intentó sin éxito en el pasado en dos ocasiones detener el vertido mediante la colocación de dos contenedores campaniformes sobre la fuga de crudo, opina que la nueva estrategia tiene unas posibilidades de éxito de entre el 60 y el 70%. Sin embargo, otros expertos rebajan las posibilidades de éxito al 50 por ciento.

El vertido afecta ya a más de 160 kilómetros de la costa de Luisiana, en EEUU, según ha denunciado el gobernador de ese estado, Bobby Jindal. El político, que ha vuelto a inspeccionar la zona en barco y que se ha quejado de la lenta reacción de las autoridades federales y de BP, ha vuelto a criticar la respuesta al derrame al afirmar que los esfuerzos para prevenir la llegada del vertido a la costa "han sido demasiado pequeños y demasiado tardíos". "Más de 160 kilómetros de nuestra costa han sido afectados" por la marea negra, ha dicho Jindal en declaraciones a la cadena CNN.

También el presidente de la comunidad costera de Plaquemines Parish, Billy Nungesser, que ha acompañado al gobernador en su ruta de reconocimiento de las marismas y pantanos afectados por el derrame, ha critcado a Thad Allen, el almirante de la Guardia Costera que lidera la respuesta del Gobierno de EEUU, al pedir su dimisión. "Debería dimitir. No ha hecho absolutamente nada. Es una vergüenza para este país", ha afirmado. Nungesser ha alegado que "el mismo crudo que lleva allí fuera dos semanas todavía está allí y nada se ha hecho". En su opinión, la Guardia Costera debería exigir que BP limpie el crudo inmediatamente. "No tenían ningún plan para mantener el crudo alejado. No tenían ningún plan para limpiarlo", ha denunciado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos