El hotel para plantas, una solución para las vacaciones

Este novedoso alojamiento permite que expertos jardineros cuiden gratis de las macetas durante nuestra ausencia

MIRIAM LÓPEZMADRID
El hotel para plantas, una solución para las vacaciones

Son fechas para colgarnos el cartel de "cerrado por vacaciones". La puesta a punto del coche, preparar los billetes o dejar al perro en el hotel de mascotas son algunos de los asuntos que se deben solventar antes de viajar para poder relajarse exento de preocupaciones, pero ¿quién regará las plantas?

Afortunadamente, este verano ha surgido una respuesta para esta cuestión. Y es que ha nacido en España la idea del hotel para plantas. Una novedosa iniciativa creada por la agencia de marketing Ogilvy Action en el madrileño centro comercial Islazul. 'Tus plantas también necesitan vacaciones' es el lema bajo el cual se puso en marcha este servicio a principios de julio y que estará disponible hasta finales de agosto.

Como en cualquier hotel, la atención al huésped prima. Cuidados como riego diario, luz natural, fumigación y poda (si el dueño lo desea) son algunas de las atenciones que reciben las plantas, gracias a los jardineros de la empresa IslaVerde, encargada del mantenimiento de las zonas naturales del centro de ocio. La estancia en este curioso alojamiento es gratuita y se puede extender todos los días que el usuario necesite. La gente se queda muy tranquila cuando ven que los cuidadores son expertos en jardinería, apuntan desde el departamento de comunicación de Islazul.

Si se las echa de menos, desde la página web del 'Hotel de plantas' se puede observar en directo a través de una cámara cómo se las atiende. Además, para los usuarios registrados existe la posibilidad de descargarse dos sonidos especiales, creados por la Universidad de Columbia, que ayudan a su crecimiento y vitalidad y actúan como repelente para las plagas.

Pensión completa

El proceso para dejar las macetas es sencillo. En el propio centro comercial han habilitado una zona específica para ellas. Tras el registro del usuario, se le asigna un número de identificación a la planta y se confirma que se está de acuerdo con las condiciones establecidas. Los requisitos son pocos: no más de tres unidades por usuario, plantas legales de altura máxima de un metro y que, obligatoriamente, sean fumigadas antes de entrar. "Se trata de dar un servicio añadido a la clientela del centro comercial", señalan desde Islazul.

El público que utiliza este hotel es muy variado y aunque al principio el flujo de registro era más escaso, desde finales de julio no dejan de llegar macetas. "Ya hemos recibido alrededor de 100 plantas, la mayoría de ellas requieren cuidados especiales, como las orquídeas", aseguran.

Con esta original idea que busca dar solución a un clásico problema de la época estival se pretende ampliar el concepto de centro comercial, intentando que sea "un lugar agradable para todos y no sólo un lugar de compras".