Findus retira productos en Francia por tener carne de caballo

La medida afecta a la lasaña boloñesa, el hachis parmentier y la musaka de su marca

EFEPARÍS
Plato de lasaña de Findus. / Andrew Yates (Afp)/
Plato de lasaña de Findus. / Andrew Yates (Afp)

Findus ha anunciado que suspende la venta en Francia de tres de sus platos preparados por "la sospechas de presencia potencial" de carne de caballo, en lugar del vacuno indicado en las etiquetas, y que retira los lotes que había distribuido a las tiendas.

Findus Francia ha justificado estas medidas, que afectan a la lasaña boloñesa, el hachis parmentier y la musaka de su marca, por el "desafío moral y cultural" de lo que denominó un "problema de conformidad", en concreto la carne de caballo detectada, que ha atribuido a uno de sus proveedores. Ha afirmado que esa falta de correspondencia entre la carne de vacuno anunciada (que debía suponer entre el 11% y el 18%) y la de caballo se detectó en el marco de sus controles de calidad.

La Agencia de Normas Alimentarias del Reino Unido (FSA, en sus siglas en inglés) había señalado, por su parte, que analizó 18 productos de lasaña de ternera de la compañía, de los que once contenían entre el 60 y el 100% de carne equina.

El ministro francés de Agricultura, Stéphane Le Foll, ha sido más taxativo al indicar que los servicios antifraude han constatado que "había un engaño" en la composición de esos platos que "no es aceptable" y aseguró que se aplicarán "las sanciones necesarias". Le Foll, en declaraciones a la cadena de televisión BFM TV, ha dicho que se trabaja para determinar cuál es el origen del "engaño" y ha subrayado que garantizará que se respeten las reglas.

Los servicios antifraude franceses han confirmado que en los platos sospechosos había carne de caballo mezclada con la de vacuno anunciada en la etiqueta, lo que pone en evidencia una "trazabilidad insuficiente". Por eso, han agregado, su labor ahora se centra en "identificar el origen del engaño y los circuitos de comercialización".

Cumplimiento de las normas sanitarias

El grupo británico de alimentación, que ha insistido en que la carne de caballo identificada cumple todas las normas sanitarias en vigor porque proviene de un matadero certificado por la Unión Europea, ha pedido excusas a sus clientes en Francia y les ha asegurado que ninguno de los otros 200 productos de su gama están afectados.

Por su parte, el director de operaciones de Findus en Francia, Christophe Guillon, ha manifestado: "hemos preferido retirar de las estanterías los lotes concernidos por respeto al consumidor y por coherencia con los valores y los estándares de calidad de la marca". "A partir del lunes, Findus reanudará los aprovisionamientos con productos certificados conformes con la receta esperada", ha añadido Guillon.