elcomercio.es
Miércoles, 22 octubre 2014
nuboso
Hoy 7 / 20 || Mañana 7 / 12 |
más información sobre el tiempo

Los tártaros de Crimea denuncian discriminación y exigen el derecho a la autodeterminación

Pese a la prohibición de las autoridades locales, se concentraron ayer en las afueras de Simferópol para conmemorar el 70 aniversario de la deportación ordenada por Stalin en 1944

19.05.14 - 10:58 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Concentración para conmemorar el 70 aniversario de la deportación ordenada por Stalin. / ARTUR SHVARTS (EFE)

Pese a la prohibición de las autoridades locales, los tártaros de Crimea se concentraron ayer en las afueras de Simferópol, la capital de la península, para conmemorar el 70 aniversario de la deportación ordenada por Stalin en 1944. Celebraron un funeral en memoria de las víctimas de la represión estalinista y leyeron una resolución denunciando la discriminación que sufren desde que, el pasado mes de marzo, Crimea entró a formar parte de Rusia. Exigieron además el derecho a la autodeterminación.

El encargado de leer el comunicado fue Diliaver Akíev, miembro del 'Medzhlis', la asamblea tártara. Según su texto, "Crimea debe conceder a los tártaros, mediante la creación de una autonomía, el derecho a la autodeterminación en su territorio histórico. Exigimos además que cese la discriminación y las acciones represivas contra los tártaros de Crimea por motivos políticos, étnicos o religiosos". Mientras tenía lugar el acto en el poblado periférico de Ak Mechet, helicópteros del Ejército ruso sobrevolaban la zona.

En años precedentes, los tártaros, mayoritariamente musulmanes, organizaban un mitin en la plaza de Lenin, en el centro de Simferópol, pero ayer apareció acordonada por soldados y policías. El hombre fuerte de la península, Serguéi Aksiónov, decidió la semana pasada prohibir cualquier "concentración de masas" en Crimea hasta el 6 de junio. Pese a ello, ayer en Ak Mechet se reunieron unas 10.000 personas y unos cuantos centenares junto a la estación de ferrocarril de Simferópol, de donde partieron en 1944 los insalubres y destartalados trenes de mercancías que llevaron a los tártaros a Siberia y Asia Central. Muchos de ellos perecieron durante el camino debido al frío, las enfermedades y la malnutrición.

Los tártaros reunidos ayer en Ak Mechet pidieron también que se permita volver a Crimea a Mustafá Dzhemilev, antiguo presidente del 'Medzhlis' y auténtico héroe nacional. Su lucha por lograr el regreso de sus paisanos a la península le costó en la época soviética 15 años de cárcel. Dzhemilev fue recibido en Moscú por el presidente Vladímir Putin en marzo, pero se mantuvo en su convencimiento de que Crimea es parte de Ucrania. El líder tártaro llamó además "ocupantes" a las tropas rusas, por lo que se le ha impedido entrar en Rusia, y por consiguiente en Crimea, durante los próximos cinco años.

La minoría tártara de Crimea, según la ONU, afronta en la actualidad una situación de "acoso y persecución" con "restricciones a su libertad de movimientos". Se han dado no pocos casos de violencia física e intimidación. Los tártaros fundaron el Kanato de Crimea en siglo XV y este Estado existió hasta que la península fue ocupada por Rusia en 1783. Tras su deportación, los tártaros pudieron regresar a Crimea en la víspera de la desintegración de la URSS. Hoy día son casi 300.000, más del 11% de la población total de la península.

En Tuenti



El Comercio Digital

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.