El Avilés afronta dos compromisos a domicilio seguidos en Llanes y Tuilla

N. G.

El Real Avilés va a necesitar subir muchos enteros su rendimiento a domicilio para salir airoso de los dos compromisos que afrontará lejos de su feudo de manera consecutiva. Y no son dos salidas cualquiera, ya que al conjunto blanquiazul le esperan dos de los aspirantes a la cuarta plaza del 'play off' de ascenso: el Llanes el próximo domingo, a las cinco de la tarde en el verde de San José, y en el Candín de Tuilla siete días después.

A pesar de lo que espera en los dos siguientes turnos y la racha de doce partidos sin ganar con solo tres empates, en el equipo nadie bajará los brazos, pese a la situación deportiva y la económica, igual de mala o peor que el pasado ejercicio. Juanma Castañón dirigió ayer la primera sesión insistiendo en «trabajar lo que sale mal para mejorarlo. La actitud de los chavales es impecable, aunque no nos están saliendo bien las cosas y tampoco tenemos la suerte de cara». A nivel de efectivos, el equipo está casi al completo para la visita a Llanes. El casi lo pone el juvenil Carlos Núñez, que seguirá en el dique seco por su fascitis plantar, lesión muy dolorosa y delicada.