Un Avilés de circunstancias cae por penaltis en el Memorial Hugo Suárez

Jorge Cayarga, autor del tanto del Real Avilés, controla el balón ante la mirada de Adri. / OMAR ANTUÑA
Jorge Cayarga, autor del tanto del Real Avilés, controla el balón ante la mirada de Adri. / OMAR ANTUÑA

El Llaranes se lleva el triunfo desde los once metros gracias a las paradas de Abraham tras un partido igualado y con alternativas

SANTY MENORLLARANES.

El Real Avilés sigue sin ganar en pretemporada. Aunque los resultados son lo de menos a estas alturas, el conjunto blanquiazul se volvió de vacío del III Memorial Hugo Suárez, trofeo que se quedó en la vitrina del anfitrión Llaranes en la tanda de penaltis, tras llegarse al final de los noventa minutos reglamentarios con empate a uno en el marcador.

Teniendo en cuenta que el conjunto blanquiazul finaliza la pretemporada esta tarde frente al Marino (Suárez Puerta, 18.45 horas), Viti Amaro quiso rotar a sus jugadores y ayer utilizó en el Muro de Zaro hasta a seis juveniles, dejando sin vestir a futbolistas como Castaño, Imanol, Borja Granda o Annunziata. Del primer equipo jugaron los dos porteros -reapareció Borja Piquero-, Pereira, Pandiani, José Antonio, Félix Sanz, Santullano, Gastón, Jorge Cayarga y Ramiro, además de Ricky.

Precisamente este último fue protagonista negativo al tener que retirarse antes de cumplirse el minuto veinte por un problema de rodilla del que será examinado el lunes. Un poco más tarde, Santullano hizo lo propio tras recibir un 'planchazo' a la altura de la tibia en la disputa de un balón con el jugador del Llaranes Lucas Justo. Viti Amaro se movió ayer entre el 1-4-2-3-1 y el 1-4-4-2, pero pocas conclusiones se pudieron sacar de un encuentro destinado a dar minutos a jugadores con poca presencia hasta la fecha como José Antonio y Gastón, además de los juveniles. De ellos, el mejor fue Mulero, sobradamente conocido por la afición blanquiazul.

Los dos tantos del encuentro llegaron en los últimos minutos de la primera mitad, uno por bando. Jorge Cayarga adelantó a los blanquiazules con una preciosa vaselina desde fuera del área ante la que nada pudo hacer Manu Delgado. Pero, dos minutos después, Luis aprovechó un buen pase de Pablo para batir a Borja Piquero con un lanzamiento con la izquierda pegado al palo.

Debido a las ausencias, ambos equipos realizaron pocas sustituciones, por lo que el ritmo del partido fue disminuyendo en la segunda parte. El guión del partido fue bastante claro: balón para el Real Avilés, al que le costaba mucho llegar con peligro al área rival, y peligro del Llaranes cuando robaba en campo contrario y a balón parado.

Al final, el encuentro se decidió en los penaltis, con un Abraham muy acertado que dejó el triunfo en casa por 4-3. Los padres del homenajeado por tercer año consecutivo, Hugo Suárez, recibieron un ramo de flores mediada la segunda parte de manos de los capitanes Peláez y Borja Piquero, y el trofeo del Memorial o entregó el hermano pequeño de Hugo. El Llaranes demostró que, a pesar de las bajas que tenía ayer, será un rival muy difícil de doblegar este año en Preferente.