El Avilés se motiva con la visita del Caudal

Los futbolistas del Avilés en una de las sesiones de esta semana en La Toba 3. / MARIETA
Los futbolistas del Avilés en una de las sesiones de esta semana en La Toba 3. / MARIETA

Difícil papeleta para el equipo blanquiazul ante un rival diseñado para ascender y que no puede fallar | Juanma Castañón espera que sus jugadores hagan «un buen trabajo» y no adelanta sus planes, con la posible titularidad de Polo, fichado el jueves

NACHO GUTIÉRREZ AVILÉS.

Real Avilés y Caudal Deportivo vuelven a verse las caras dos temporadas después de la última vez que estos dos clásicos del fútbol asturiano echaron un pulso que se repetirá esta tarde (15.45 horas, Suárez Puerta) aunque en unas condiciones muy diferentes. La acusada igualdad de siempre entre ambos equipos no se da en el momento actual, con el Avilés devaluado en su potencial deportivo, social y económico, mientras el Caudal juega su papel habitual, el de favorito el mejor premio, aunque a los mierenses les está costando hacerse con el mando.

Para el equipo avilesino será, por lo menos sobre el papel, el partido más complicado de los que ha tenido que afrontar hasta la fecha en el Suárez Puerta, su reducto y donde ha sacado adelante tres de sus seis compromisos. Y los tres con un gran esfuerzo defensivo ante la escasez de recursos ofensivos que maneja el técnico blanquiazul, a quien esta semana le ha llegado un inesperado refuerzo, el delantero avilesino Polo tras rescindir su contrato con L'Entregu.

Juanma Castañón, motivado por medirse al equipo de la ciudad en la que reside y tiene su negocio familiar, ha preparado el partido con el mayor celo y una sesión a puerta cerrada. No hay muchas pistas sobre un once inicial en el que de nuevo hay movimientos, con el regreso al eje de la defensa de Naranjo por el francés Yohan y la más que probable presencia en el ataque de Polo, a quien no le hace falta una transición para una puesta a punto que ya tiene de su trabajo en L'Entregu. Si se confirma su titularidad, el equipo titular podría ser el formado por Borja Piquero; Paulo, Santa, Naranjo, Barra; Carlos Núñez; Pereira, David Pérez, Marcos, Wilfried; y Polo.

Con el nuevo ariete blanquiazul, dispuesto a ser el referente goleador del equipo de su ciudad, en el que se formó, y a la espera de que se confirme un segundo refuerzo, Castañón espera paliar en buena medida el exiguo balance goleador de un Avilés que ya es el equipo con peor registro, siete dianas, del grupo.

El Caudal Deportivo llega a este encuentro con obligaciones, sin margen de error para no perder de vista un liderato que tiene a cinco puntos de distancia: «De aquí al final de la primera vuelta el objetivo es reducir esa desventaja, así que en Avilés hay que ganar o ganar».

Lo subraya Chuchi Collado, técnico lenense como su colega Castañón, con pasado en el equipo blanquiazul de mediados de los años 90, y que tras su paso por banquillos de aspirantes como Llanes o Tuilla, se enfrenta a la presión de un Caudal en el que la exigencia es máxima. El conjunto mierense presenta mejores números a domicilio que en su campo y para este partido en Avilés recupera a tres piezas importantes, Annunziata y Jandrín, recuperados de sus lesiones, y Virgil tras cumplir sanción. Borja Navarro sigue de baja, sin olvidar la dolorosa ausencia de Iker Alegre, pendiente de pasar por el quirófano para reparar una rotura del ligamento cruzado anterior de la rodilla derecha. El portero galo Lucas Giffard es duda por unas molestias y hoy hará una prueba.

 

Fotos

Vídeos