Borja Granda sufre una rotura del tendón de aquiles y estará siete meses de baja

El jugador, escayolado. / B. G.
El jugador, escayolado. / B. G.

N. G.

La derrota y la posición de colista del Avilés trajo ayer una factura añadida, la más cara: la grave lesión de Borja Granda, que sufre una rotura, en principio parcial, en el tendón de aquiles de su pie izquierdo y tendrá que pasar por el quirófano. Al cambio eso supone que se pierde la temporada al estimarse un tiempo de seis o siete meses de baja. «Es lo peor que me podía pasar ahora que estaba quizás en el mejor momento de mi carrera».

El futbolista gozoniego charlaba con LA VOZ a media tarde, desde su casa en Luanco. Tuvo hasta el detalle de enviarnos una fotografía en la que aparece en el jardín apoyado en dos muletas y con la pierna izquierda escayolada. Había sido trasladado al Hospital Universitario San Agustín en ambulancia desde el propio estadio al descanso, un cuarto de hora después de lesionarse.

La jugada, que se puede ver en el directo del digital de este periódico, se produjo en el minuto 29 cuando Piquero había rechazado un remate de Santi. El balón quedó suelto hacia portería y tres jugadores fueron a por él, Polo, Borja y Álvaro, que fue quien llegó primero. Su compañero se fue al suelo y «algo parecido a recibir una pedrada, que es como llaman a esta lesión. Me toqué la zona, comparé con la otra pierna y ya sabía que algo iba mal», recuerda el futbolista.

En el hospital se le realizó una exploración manual con la que está confirmada la rotura del tendón, y hoy lunes, en la mutua, se harán las pruebas que confirmen el diagnóstico final: «Sea parcial o no la rotura el tiempo de baja es parecido, un mes menos a lo sumo», subraya un Borja que trata de animarse: «Es un palo, pero ya no hay vuelta atrás y solo hay que pensar primero en operarme y después en la recuperación a ver si llego para la parte final de la temporada», dice esperanzado.