Los cien días de Juanma Castañón en el Real Avilés

Los cien días de Juanma Castañón en el Real Avilés

El técnico blanquiazul está cumpliendo con los objetivos marcados en su primera temporada como técnico en Tercera, algo que «esperaba conseguir si tenía buenos mimbres»

AVILÉS.

Juanma Castañón ha entrado con buen pie en el Real Avilés. Su ambición, metodología y carácter afable le están haciendo moverse como pez en el agua en un club siempre complicado, con un nivel de exposición mediática y hacia la crítica mucho mayor que lo habitual en Tercera División. Tras algo más de cien días en el cargo, desde que el 18 de julio comenzó la pretemporada, hace balance de lo conseguido hasta la fecha, partiendo de la base de sus expectativas iniciales.

«La verdad es que cuando llegué en julio no pensaba a largo plazo. Era todo una incógnita, estaba cogido con alfileres e intente sentar unas bases. Siempre he confiado en mi trabajo, independientemente de la categoría, y sabía que si tenía buenos mimbres podía cumplir los objetivos», reflexiona. En ese sentido, «tenía la confianza de estar fuera del descenso en el primer tercio de la competición. No sabía lo que podía ocurrir al principio o a mediados de temporada, pero sabía que al primer tercio íbamos a llegar bien».

Para Castañón, la clave de la buena dinámica es «que no tenemos problemas extradeportivos, que los jugadores se han adaptado a mi forma de ver el fútbol y que somos un equipo sólido, difícil de batir». El lenense deja claro que «una de las cosas que más me gustan de estar aquí es que nunca me han impuesto un estilo de juego y que puedo ser fiel a mis ideas. Me quedan veinte años como entrenador y tengo claro que entrenaría igual al Milan que a un equipo de Segunda Regional, donde empecé. Los jugadores pasan, pero yo seguiré entrenando y tengo clara una forma de entrenar y de jugar a la que los jugadores se deben adaptar».

Y, salvo las excepciones de Jordan y Kevin, que no acabaron de ofrecer su mejor versión, el resto de la plantilla camina en fila india detrás de su entrenador. «Lo agradezco, aunque la verdad es que no les pido cosas raras. Les pido cosas sencillas y a partir de ahí los que tienen más calidad tienen margen para demostrarla, los que van bien de cabeza también lo pueden aprovechar, y así sucesivamente».

Todos a una

Algo importante que se percibe en el día a día del Real Avilés es que en el cuerpo técnico y la dirección deportiva todos van a una. «Desde el primer momento me he sentido muy respetado y en los peores momentos a nivel de resultados he sentido el apoyo de todos. Estoy encantado con Olmo, con la fisio Lorena y también con Alain, que hace todo lo que puede por reforzar al equipo. Él ya sabe mis gustos y creo que, después de verme trabajar, sabe que soy de ideas fijas y claras y pienso que está de acuerdo conmigo».

De ahí que la llegada de refuerzos se esté dilatando un poco. «No me gustan mucho las incógnitas y prefiero tardar en firmar que firmar a alguien que no me convenza. Desde la dirección deportiva me ofrecen muchos nombres pero hay que encontrar a los adecuados. Sé que se está trabajando mucho y confío en que pueda venir algo que nos mejore. Lo ideal sería un futbolista por línea: central, mediocentro, extremo y delantero puro».

Mientras tanto, Castañón está «encantado con los dieciséis que tengo» y también con el ambiente que respira alrededor del Avilés. «Llevo muy bien la presión, los medios, las entrevistas, que me pregunten por todo... trato bien a todas las personas que son afables conmigo, les ayudo en todo lo que puedo e intento no meterme en charcos. No lo hago en mi vida personal y tampoco en el fútbol».

Lo que sí le gustaría al entrenador del Real Avilés es que acudiera más gente al Suárez Puerta cada quince días. «Me esperaba un poco más de apoyo en los partidos porque no hay problemas extradeportivos y está jugando mucha gente de Avilés. Siempre son titulares siete-ocho jugadores de aquí, jugadores procedentes de la cantera y creo que se merecen respaldo». En cuanto a lo deportivo, Castañón espera que «no entremos en descenso en toda la temporada» y no desahucia a San Claudio y Universidad. «Han dado varios sustos y lo seguirán haciendo hasta el final».

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos