El Avilés nadó y murió en la orilla de Mieres (3-1)

El Avilés nadó y murió en la orilla de Mieres (3-1)
J. M. PARDO

Aguantó el 1-1 con un jugador menos hasta el minuto 90 | El descenso se acerca a tres puntos

Nacho Gutiérrez
NACHO GUTIÉRREZAvilés

El Real Avilés nadó para acabar muriendo en la orilla en su visita a Mieres (3-1) donde aguantó el empate a un gol y con un jugador menos hasta el minuto 90, cuando Borja Navarro le daba la vuelta a un marcador que había abierto el avilesino Polo en el tercer minuto de partido. Un duro golpe por la forma de perder y una derrota que, junto al triunfo del Madalena, deja al Avilés un poco más cerca del descenso, a tres puntos con solo seis jornadas para terminar el campeonato.

Con los equipos cogiendo la posición, Polo se la jugó a la defensa local robando un balón que él mismo condujo hacia el área por la izquierda para marcar con la derecha su primer gol de la temporada. Un 0-1 que ponía contra las cuerdas a un Caudal muy presionado por la grada, sobre todo su entrenador. La respuesta caudalista al tanto fue echar atrás a su rival y llevar continuos balones a un área en el que Borja Piquero se vio apurado por Abraw y Borja Navarro en las ocasiones más claras.

El empate local llegó fruto de un error del meta avilesino a la salida de un córner, al salir en falso provocando un rechace que remachó a la red Borba Navarro al unísono con Luiyi.

Tras el descanso se mantuvo el dominio del Caudal a la par que su ineficacia para doblar a un Avilés que salió lo justo a la contra, sin llegar a inquietar a Lucas. El problema para el equipo de Castañón surgió a partir del minuto 71 cuando José Antonio vio la segunda tarjeta amarilla, dejando a su equipo en inferioridad para un tramo final interminable por el agobio al que se vio sometido el Avilés.

Sin llegar a trenzar jugadas de peligro, este llegaba a balón parado en una sucesión de saques de esquina y faltas laterales que no dieron rédito pese al dominio de Virgil en los balones aéreos. Hasta que en el minuto 90 Prosi botó la enésima para que Borja Navarro cabeceara con la coronilla en un fallo de marcaje defensivo. En el tiempo añadido el Avilés se fue arriba con todo y en el minuto 94 recibió la puntilla. Borja Piquero subió al círculo central para botar una falta, la defensa rechazó y Jandrín salió como una bala acompañado por Cristian, al que regaló el gol a puerta vacía.

El Avilés se quedaba con la miel en los labios y ya tiene que pensar en la final del domingo ante el San Martín, partido señalado a las seis de la tarde en el Suárez Puerta. José Antonio será baja por sanción, como Naranjo en su segunda jornada, mientras Berto Laviana descansará tras ver la quinta tarjeta amarilla. El colegiado Agudo Daza también expulsó a Olmo Maroto, ayudante de Castañón, amonestado por primera vez en la temporada.