El Avilés comienza el año con derrota ante el Ceares

El Avilés comienza el año con derrota ante el Ceares
MARIETA

El equipo blanquiazul se acerca a la zona de peligro

Nacho Gutiérrez
NACHO GUTIÉRREZAvilés

El Real Avilés comenzó 2019 con mal pie al perder esta mañana (1-2) con el Ceares en el partido que cerraba la primera vuelta, que deja un balance de 19 puntos para el equipo blanquiazul, solo tres por encima del descenso que marca precisamente el que será su próximo rival, el Gijón Industrial, el próximo domingo a las 12, de nuevo en el Suárez Puerta.

Un partido que se convierte casi en una final después de la derrota del Avilés con el Ceares, uno de sus rivales directos, que supo darle la vuelta al marcador que abrió muy pronto el equipo de Juanma Castañón. Pedro, a los nueve minutos, aprovechaba un grave error de Orviz al ceder un balón a su portero que se quedó corto, motivando la aparición del jugador avilesino que, de cabeza, marcaba su primer gol en Tercera División.

A partir de ese momento el Ceares se hizo dueño del balón y dominó el juego ante un Avilés apostado a la contra y que pudo hacer el segundo tanto en un robo de Pedro, que perdió la opción de un mano a mano con el portero cearista por un mal control de la pelota cuando encaraba a Nacho Rubiera. El Ceares tuvo ocasiones para igualar antes del descanso, pero no acertó hasta la reanudación.

Con un dominio total, el equipo de Nacho Cabo logró el empate a los 59 minutos al cabecear Wilmer, a placer, un centro preciso del avilesino Juan Menéndez, El Ceares vivió sus mejores momentos y tuvo al Avilés contra las cuerdas, aunque no llegó a conseguir más rédito a su superioridad. La entrada del delantero Polo unida a un bajón cearista equilibró el partido, que empezaba a romperse por el cansancio de unos y otros. El empate parecía ya inamovible, pero a los 86 minutos otro avilesino del Ceares, Josín Remuñán, se sacó de la chistera un pase largo medido para la llegada del lateral derecho Pelayo Muñiz, que acertó a controlar y marcar el 1-2 ante un nervioso portero búlgaro Slavi, que hacía su debut.

Pese a los últimos y desesperados intentos, el Avilés no pudo evitar una derrota que complica su situación clasificatoria, a la espera de recuperar jugadores y conseguir algún refuerzo que ayude a un equipo muy limitado a mantener la categoría sin los agobios del pasado ejercicio.