Un hombre de fútbol con experiencia en Primera División

José Álvarez nació en Granada por accidente. Se crió en Riosa y en edad alevín fichó por el Real Oviedo después de destacar en un torneo, manteniéndose en la escuela de El Requexón hasta llegar al primer equipo. Una de las perlas de la cantera, debutó con diecisiete años en la temporada 84-85, concretamente en un partido de Copa de la Liga. Se asentó en la plantilla con veinte, tres temporadas después, y vivió un ascenso a Primera con el Real Oviedo, el último hasta la fecha.

Su mejor temporada sería la siguiente, la 88-89, en Primera División. El canterano disputó 20 partidos y anotó dos goles, algo que tenía mucho mérito, pues entonces los entrenadores apenas rotaban a los jugadores. Después de apenas participar en los siguientes dos cursos, José se fue cedido al Lugo en Segunda B, con el que ascendió a Segunda marcando 14 goles. Del Lugo pasó al Compostela de Cohen, Passi y Fabiano, jugando en Primera, y se retiró a los 30 años con el Langreo en el 98 por una lesión de rodilla.