IQ Finanzas y el Real Avilés firman la paz

IQ Finanzas y el Real Avilés firman la paz
Eran otros tiempos, en diciembre de 2016, cuando llegaba Álvaro López, en el centro junto a Tamargo, Tejero y Cañedo. / MARIETA

Un acuerdo extrajudicial auspiciado por el grupo mexicano pone punto final al litigio

NACHO GUTIÉRREZAVILÉS.

El Real Avilés y el grupo mexicano IQ Finanzas han firmado la paz sin necesidad de resolver sus diferencias en los Juzgados. Las dos partes alcanzaron un acuerdo extrajudicial horas antes de la celebración de la vista previa, prevista para ayer, por la demanda mutua por la gestión del club la pasada temporada. La iniciativa del acuerdo ha partido del grupo mexicano, que da un paso al lado y decide no prolongar un pleito que podría alargase por años, renunciando a defender el contrato de gestión firmado por cuatro años y del que solo se cumplió el primero, y también a la reclamación de daños y perjuicios por cinco millones de euros.

El acuerdo quedó sellado a última hora de la mañana en una reunión entre los dos representantes legales de las partes, Santiago Tejero y Santiago Nebot. Los letrados ya habían iniciado las conversaciones encauzadas a evitar el juicio, pero IQ intentó hasta el final obtener alguna contrapartida que la propiedad del club rechazó.

Finalmente, el grupo gestor decidió cerrar el caso sin nada a cambio: «Me da mucha pena lo que está pasando allí, el club no tiene ningún futuro y hemos evaluado que lo mejor es zanjar el asunto y olvidarnos definitivamente del Avilés», dijo desde México Álvaro López, responsable financiero de IQ, tratando de centrarse en el Cacereño y los clubes mexicanos que controla su grupo. López quiso enviar un recuerdo a las personas con las que colaboró en su estancia en el Avilés y afirma que «la realidad es muy dura, es un club con muchas posibilidades al que han llevado a un callejón sin salida».

El acuerdo alcanzado entre las dos partes fue trasladado al juez titular del número 3, Ricardo Badás, para suspender el juicio y zanjar el pleito que se había iniciado en septiembre, con un juicio de medidas cautelares que el juez resolvió a favor del Real Avilés. El club había demandado a Real Avilés Gestión Deportiva, empresa con la que IQ gestionó la entidad desde el 13 de diciembre de 2016, por incumplimientos del contrato firmado ese día, mientras el grupo mexicano hacía lo propio denunciando la aparición de contratos falsos cargados a sus cuentas, solicitando por ello cinco millones de euros en concepto de daños y perjuicios.

El club remitía a última hora de la mañana a los medios una escueta nota de prensa. En ella solo explica que «en relación a la controversia existente sobre la resolución del contrato suscrito el 13 de diciembre de 2016, Real Avilés GD SL y Real Avilés CF SAD han llegado a un acuerdo satisfactorio para ambas partes, por lo que se da por finalizada la misma».

Posteriormente, el máximo accionista decidió hablar sobre el punto final al asunto reconociendo que «el acuerdo ha surgido por iniciativa de la empresa gestora, y ha sido bueno para los dos». José María Tejero quiso expresar su «gratitud a IQ Finanzas por el esfuerzo que hizo, lo mismo que dice en su día con otros grupos que decidieron invertir en el Real Avilés». No quiso entrar en los motivos de la ruptura a finales de la pasada temporada, pero afirma que «la consecuencia la estamos sufriendo ahora, en esta temporada. La razón legal estuvo siempre de nuestro lado porque incumplieron partes del contrato de gestión que ellos mismos firmaron libremente. Así lo demuestra la sentencia del juez en las medidas cautelares y también el acuerdo de ahora».

Álvaro López, responsable de IQ Finanzas y de Gestión Deportiva, pone punto final a su relación con el Real Avilés, que le ha costado a su grupo cerca de medio millón de euros, dinero invertido en la temporada 2016-17 y en pagar deudas atrasadas del máximo accionista del club.

Más

 

Fotos

Vídeos