El Madalena tumba al Real Avilés en Morcín (2-1)

Jugada del Madalena - Real Avilés./J. M. Pardo
Jugada del Madalena - Real Avilés. / J. M. Pardo

Dos goles en el tramo final dejan en nada el de Nico Pandiani que adelantaba a los blanquiazules

NACHO GUTIÉRREZ

El Real Avilés da otro paso hacia el abismo y ya tiene el descenso a un punto tras la inverosímil derrota sufrida esta tarde por el equipo blanquiazul en el campo de Santa Eulalia ante el Madalena de Morcín (2-1). Nico Pandiani había adelantado al Avilés, pero en el tramo final del partido el conjunto local le dio la vuelta al marcador con los goles de Nacho y Manu en los minutos 78 y 80.

Una victoria que rompe la racha de doce jornadas sin ganar de los arlequinados y prolonga a once las que acumula sin hacerlo un Avilés que no levanta cabeza. La de este domingo es una derrota además de dolorosa, trascendental en la lucha por la permanencia, a la que se aferra el Madalena y que se complica su rival.

Un equipo el de Juanma Castañón que se adaptó bien a las reducidas dimensiones del campo sintético y que se pudo adelantar a los seis minutos en un saque de falta de Marcos que sin tocarlo nadie se fue al poste, enviando alto Berto Laviana, de cabeza, el rechace. El buen hacer avilesino tuvo su premio a los 26 minutos cuando Nico Pandiani remachó de cabeza un despeje Pibe a saque de esquina de Marcos. Aunque Borja intentó evitar el tanto, solo pudo ayudar a introducirlo en la red. Al filo del descanso el citado Borja marcó de cabeza un saque de falta, pero el línea anuló la acción por un fuera de juego muy protestado.

En la segunda mitad el Madalena buscó el empate frente a un Avilés que no se descompuso y que supo dar respuesta en las contras, aunque no acertó a dar la puntilla en las opciones que dispuso con Xavi y Polo. El partido se rompió pronto y en un campo tan pequeño el ida y vuelta era una lotería que acabó tocando en Morcín. A los 78 minutos Nacho cazó un rechace al borde del área y empató de remate por raso con la derecha. Dos minutos más tarde, Paulo se descuidó con Manu, que se fue para batir con el exterior de la derecha la media salida de Patxi.

Aunque intentó revertir la situación, el Avilés estaba noqueado y con su derrota complica su situación al extremo.

La próxima cita, jornada 26, será el domingo a las 16.30 en el Suárez Puerta frente al Condal de Noreña. Otra final para el Avilés.

Más información