«Soy de Avilés y del Real Avilés y ojalá vengan tiempos mejores para el club»

«Soy de Avilés y del Real Avilés y ojalá vengan tiempos mejores para el club»
Marcos, ayer, con el mural del Suárez Puerta de fondo. / OMAR ANTUÑA

Marcos regresará el domingo al Suárez Puerta como futbolista del Llanera, equipo con el que está «disfrutando» y jugando hasta de ariete

SANTY MENOR

Canterano y exjugador del primer equipo del Real Avilés, el del domingo será un partido especial para Marcos Arango, que, con 30 años recién cumplidos, es hoy en día uno de los jugadores más valorados de la Tercera asturiana. Central de origen, en los últimos años ha alternado la posición de lateral izquierdo con la de carrilero, hasta el punto de acumular tres encuentros como delantero centro este curso ante la falta de alternativas en el Llanera.

Marcos no olvida para nada su etapa en el conjunto blanquiazul, donde «viví grandes momentos como los partidos ante Lealtad o Caudal con 2.000 personas en la grada». Aunque posteriormente debutaría en Segunda B de la mano del Lealtad, con el que consiguió el ascenso, en el Suárez Puerta debutó en Tercera y disfrutó con los primeros pasos de la etapa del grupo Golplus en el club, con cuyo director general sigue compartiendo vestuario, ahora en el Llanera. «Todavía recordábamos esta semana aquellos momentos, porque fueron muy especiales. Ojalá, por el bien del club, esos tiempos regresen pronto».

A pesar de todo, el polivalente futbolista se declara «de Avilés y del Real Avilés», por lo que «si marco el domingo no lo celebraré. Es cierto que el ambiente en el Suárez Puerta no es el mismo de hace unos años y va mucha menos gente al campo, pero les tengo un respeto por los momentos que viví en el club tanto en la cantera como en el primer equipo».

José Luis Rodríguez apostó por él desde un inicio, primero subiéndolo al primer equipo blanquiazul, luego convirtiéndose en su representante y desde hace unos años en su entrenador, pues lo fichó para el Colunga primero y este verano se lo llevó para el Llanera. «Como persona tenemos una gran relación y como entrenador todo el mundo lo conoce y es diferente dentro de la categoría. El ambiente en el vestuario es muy bueno, los jugadores tenemos libertad en el campo y la verdad es que estoy muy a gusto».

Entre los mejores

A pesar de tener condiciones para militar en alguno de los mejores equipos de la categoría, Marcos tiene claro que «a los 30 años a futbolista ya no voy a llegar y lo principal ahora es disfrutar con el fútbol. Estar a gusto con el entrenador, los compañeros, el club y el campo y la verdad es que en el Llanera estoy muy contento». En lo que respecta a las opciones del equipo de entrar en 'play off', el avilesino asume que «no estamos entre las cuatro mejores plantillas porque nos falta un poco de fondo de armario, pero si no tenemos lesiones competiremos hasta el final. El Llanera tiene margen para seguir creciendo».