El San Martín lo hizo todo en Avilés

Marcos intenta zafarse de la marca de un rival con Nico Pandiani, Carlos y Borja Piquero al fondo. / OMAR ANTUÑA
Marcos intenta zafarse de la marca de un rival con Nico Pandiani, Carlos y Borja Piquero al fondo. / OMAR ANTUÑA

El conjunto sotrondino fue superior en todo para llevarse tres puntos de oro en la lucha por una permanencia que se complican los avilesinos | Victoria aplastante del equipo de Julio Arniella ante un equipo blanquiazul errático en defensa y sin remate

NACHO GUTIÉRREZ AVILÉS.

El Real Avilés se embarranca y solo las derrotas ajenas evitan que el equipo blanquiazul caiga a puestos de descenso tras el duro revés encajado en la visita del San Martín del avilesino Julio Arniella, que se fue del Suárez Puerta con tres puntos de oro en una contundente y justa victoria por 0-3. Con ella, el conjunto sotrondino se despega de su rival, al que además supera en el coeficiente particular.

Además de la gravedad de perder ante un rival directo, y para más inri por un marcador tan elocuente, las sensaciones del Avilés no pudieron ser peores en un partido que era casi una final por la permanencia. El equipo de Juanma Castañón no estuvo a la altura de las circunstancias y ya se queda sin margen, con la obligación ineludible de ganar dentro de siete días al colista San Claudio... ya que después llega el Covadonga para ir a Luanco en un tramo de calendario para echarse a temblar.

El de ayer fue uno de los peores partidos del campeonato, y eso que hay unos cuantos. El Avilés no fue capaz de buscar las cosquillas a un equipo en el que su entrenador, Julio Arniella, supo anular el juego directo local e imponer su mayor posesión de balón para crear agujeros en la últimamente endeble zaga avilesina.

Sin haber llegado a crear situaciones claras, el control lo tuvo el San Martín en el primer tiempo y también el acierto para adelantarse a los 32 minutos en un disparo de Agus que rozó en la bota de Santa para despistar a Borja Piquero, vencido sin opción de estirarse. En cambio, el portero avilesino evitó en la última jugada del primer tiempo el segundo tanto sotrondino al rechazar un penalti lanzado por Arias que había cometido Nico Pandiani sobre Monasterio.

En la reanudación el equipo avilesino tuvo unos minutos de empuje en los que se acercó al empate, aunque la presión solo dio para crear una oportunidad a los 71 minutos que Armando no logró aprovechar. Cuatro minutos después el San Martín dio la segunda estocada en un libre directo ejecutado con maestría por Lele. Con el Avilés descompuesto, una pugna entre Nico Pandiani y Steven Ospina acabó en la red tras un despeje y un rebote.

En los minutos de añadido Pereira rozó por dos veces el gol para un Avilés que dejó malas sensaciones y que tiene mucho que mejorar para salvarse.

Más Real Avilés