«Vuelvo al Real Avilés con ilusión y ganas de ayudar en todo lo que pueda»

«Vuelvo al Real Avilés con ilusión y ganas de ayudar en todo lo que pueda»
Pandiani, entre Paulo y Barra, compañeros con los que concidió ya la temporada pasada. / MARIETA

Nico Pandiani realizó ayer la primera sesión con el equipo y, todavía sin tránsfer, fija la vista en el partido frente a L'Entregu para debutar

SANTY MENORAVILÉS.

Vuelve el mate al vestuario del Real Avilés. Después de media temporada en el Hamrun Spartans de la Primera División de Malta, el urguayo Nico Pandiani está de vuelta en el conjunto blanquiazul y ayer realizó su primer entrenamiento a las órdenes de Juanma Castañón. Central de origen, aunque puede actuar como pivote defensivo o incluso lateral derecho, se encuentra a la espera del tránsfer, por lo que lo más lógico es que no pueda debutar hasta la próxima semana frente a L'Entregu.

La primera sesión del charrúa trajo consigo su buen humor habitual, a pesar de la lluvia y el frío. Rodeado de los compañeros que quedan en el equipo de la pasada temporada, en especial Barra, Pandiani afronta con ilusión esta segunda etapa blanquiazul después de una experiencia agridulce en Malta. «En lo que respecta a lo deportivo, a las instalaciones del club y al lugar donde vivía las cosas fueron muy bien. Llegamos a estar a tres puntos de la Europa League, pero nos debían varios meses y es un lugar muy caro como para estar sin cobrar», lamenta.

Vista la situación, «lejos de la familia», Nico tomó la decisión de negociar la rescisión con el Hamrun, cobrando la mitad de lo adeudado pero pudiendo salir libre. A partir de ahí tuvo varios ofrecimientos, pero «no veía garantías en ninguno» y decidió regresar al Real Avilés, «un club que ya conozco bien y tengo muy buena relación con Alain -Menéndez-, Alberto -Escudero- y los compañeros». Además, cabe recordar que su pareja reside en Luanco.

A Pandiani no se le caen los anillos por regresar a la Tercera española y sólo piensa en conseguir de nuevo la permanencia con el Real Avilés, aunque, a ser posible, «sin pasar tantos apuros como el año pasado». El uruguayo es optimista, pues «este año no habrá arrastres y no habrá que esperar hasta el último minuto. Todavía recuerdo cómo seguía con Anselm o los hermanos Escobedo desde Barcelona el partido del Langreo. Sufrimos mucho».

El charrúa llega al Real Avilés bastante bien de forma, pues la última semana la pasó entrenándose con L'Hospitalet, líder de la Tercera catalana y donde juega Anselm. Con Gastón estuvo unos días en Malta, pues el argentino ha firmado por otro club de la Primera División maltesa, tras cinco meses en Italia. Pandiani participó ayer en la última sesión de la semana, de la que se ausentó Carlos Núñez, que ha vuelto a recaer de la fascitis plantar. Por tanto, es seria duda para el domingo.

 

Fotos

Vídeos