El Comercio
Real Avilés
Javier Prieto y Javier Gómez dialogan con Chus Bravo antes de su presentación.
Javier Prieto y Javier Gómez dialogan con Chus Bravo antes de su presentación. / MARIETA

El Real Avilés adopta un sistema de gestión empresarial

  • Javier Gómez y Javier Prieto ya trabajan en el club avilesino para mejorar los recursos que maneja la entidad y «ser más eficientes»

Crear marca Avilés. Profesionalizar el club. Optimizar los recursos. Aplicar la gestión empresarial al Real Avilés. Acercarse a las instituciones, pero también a las empresa. Todo ello sin perder de vista la categoría en la que se está, el club para el que se trabaja y las opciones que se manejan. Y todo ello con implicación, esfuerzo y responsabilidad.

Javier Gómez, ex entrenador de fútbol entre otras cosas, y Javier Prieto, profesor en varias universidades con un currículo ligado a las empresas y la informática, pero también al deporte, aunque «en la sombra» en la gestión de la imagen de jugadores y clubes profesionales, son dos de las piezas que encajan en el nuevo modelo que quieren poner el Real Avilés a funcionar. Ambos fueron presentados ayer en el Hotel ZEN Balagares y sin dar demasiadas explicaciones de los proyectos que están «en la cocina», sí que dejaron claro que el Real Avilés va a cambiar. Se acercará más a los clientes, no sólo a los socios, y venderá una imagen que poco tiene que ver con la actual. Mantener una estructura viable, generar marca y convertir el club en una referencia son algunos de los pasos previstos para un proyecto a largo plazo.

«Trabajaremos a corto plazo», explica Javier Prieto, pero también «lo haremos a largo plazo. No podemos centrarnos sólo en un periodo de tiempo», explica este ingeniero informático que junto a Javier Gómez, más conocido por ser entrenador en el Langreo, el Candás o el Siero, entre otros, llegan al Real Avilés para aportar toda la experiencia y toda la capacidad del ámbito empresarial trasladado al mundo del deporte para «aportar toda la experiencia y toda la capacidad del ámbito empresarial trasladado al mundo del deporte».

Por el momento sólo ha trascendido el cambio en el organigrama y la remodelación de la estructura del club para contar con cinco áreas de trabajo que «remarán todas para ir en la misma dirección optimizando recursos». Por ahora se han encontrado una «receptividad enorme» entre los empleados del club. Algo muy importante, ya que ellos son «los que nos deben ayudar a crecer».

El mercado no es algo que sea estático. Todo lo contrario, es dinámico y hay cambios que deben ser analizados y tratados para intentar aprovecharse de ellos, es lo que pretende hacer el Real Avilés, con un modelo que «se está utilizando en clubes extranjeros y está dando buen resultado».

Mejorar las relaciones con las instituciones es algo que Golplus pretende realizar desde hace mucho tiempo. Tanto el Ayuntamiento de Avilés como el Principado no han colaborado como se esperaba con un proyecto que ha estado a punto de poner a la ciudad en la Liga de Fútbol Profesional.

«Para nosotros es fundamental acercarnos mucho más a las instituciones y las empresas, sentirnos acompañados, saber en la ciudad en la que estamos, del club y la categoría en la que estamos. Con trabajo, humildad y esfuerzo podemos conseguir cosas. El objetivo es hacer que el club sea muy sostenible y una entidad muy viva en el día a día de la ciudad», explica Javier Prieto, para el que lo primero y que debe de quedar más claro es que «el club está abierto a todo el mundo, queremos acercarlo a la calle, a los socios, pero también a los aficionados», por no hablar de las instituciones.

Y es que su proyecto y su idea es que el club «aporte riqueza a la ciudad». Para ello tiene una idea clara, es importante que el nombre de Avilés suene «en España, en el extranjero y también en el último pueblo de Asturias, pero además si suena de una determinada manera, también es bueno para todos. El Avilés será lo que la gente de Avilés quiere que sea».

Todo se sintetiza en que «vamos a intentar darle un carácter empresarial a una entidad deportiva», explica Javier Prieto, que tampoco duda en reconocer que «por ahora estamos conociendo lo que tenemos dentro del club, pero también otros datos». Están estudiando el mercado. Es algo imprescindible para que un negocio funcione. Por aquello de no vender neveras en el Polo Norte.

Todo se resume en que «las empresas de hoy en día no funcionan igual que hace dos años. El entorno empresarial y el trato con proveedores y clientes es diferente. De alguna manera ese rigor que se debe tener además de la transparencia, a la hora de tomar decisiones, pues vamos a intentar trasladarlo a todas las áreas del club para que funcionen con un único objetivo, que es el de crear una sólida marca, la del Real Avilés».

Por ahora sólo es un esbozo. Tienen mucho trabajo por delante. Y por el momento la única noticia que adelantan es que «en la nueva campaña de abonados habrá ventajas atractivas para el público joven y las empresas, además de contar con un sistema de bonificación que puede hacer que el abono salga gratis».