El Comercio
Real Avilés

Real Avilés

El Real Avilés cambia de manos

Sietes, abrazado a Sergio, con los empleados del Real Avilés, ayer después de la presentación como nuevo director general y deportivo.
Sietes, abrazado a Sergio, con los empleados del Real Avilés, ayer después de la presentación como nuevo director general y deportivo. / MARIETA
  • El nuevo director general y deportivo de la entidad mantendrá reuniones para cerrar su grupo de trabajo, mientras pide tranquilidad y confianza

  • Sietes pide una semana para presentar el proyecto de los nuevos gestores al frente del club

Llagostera fue el punto de inflexión. Fue cuando Golplus, Real Avilés Nueva Gestión, decidió que había llegado la hora de dejar de invertir en el Real Avilés. Se han cansado de remar contracorriente. «Hay un desgaste de tanto pelear. Creo que nos pasó mucha factura no tener ayuda de ningún organismo oficial y sentirnos muy solos. Ninguna de las siete multinacionales que hay en Avilés nos ayudó nunca. Estás remando contracorriente y lo mejor es que nos apartemos, que llegue gente con fuerza, se va a notar y si algún día el Ayuntamiento se acuerda del Real Avilés, porque no se dan cuenta de la publicidad a nivel nacional que da este club». José Luis Rodríguez no dudó a la hora de explicar el porqué de la salida de Golplus cuando todavía le quedaba un año y medio a la empresa gijonesa al frente del club. Fue ayer en la rueda de prensa en la que se produjo el relevo en la gestión, aunque hasta el 1 de noviembre, Golplus continuará dirigiendo, aunque siempre con lo que digan los nuevos gestores.

Pidió apoyo para los nuevos gestores. Dio las gracias por todo el recibido. No quiso olvidarse de nadie. Y recordó su llegada al Real Avilés el 13 de junio 2011 cuando en la sala de prensa del Suárez Puerta había mucho menos gente y el escudo del club se imprimió de prisa y corriendo en cuatro folios sueltos.

«Empezamos con una ilusión terrible que Jose Sietes va a superar. Nos encontramos con mucha gente que nos ayudó, con una afición espectacular y con unos medios que siempre nos ayudaron. También hubo zancadillas y piedras en el camino. La más importante y que no fuimos capaz de superar, fue la del Ayuntamiento de Avilés. No llegó a comprender la magnitud de un club a punto de ascender a Segunda», con esa espina clavada se marcha José Luis Rodríguez del Real Avilés. Lo hace reconociendo que «por encima de todo está el Real Avilés y la afición del Real Avilés, porque somos mil y pico pero muy fieles. Es la afición que en porcentaje más viaja con el equipo. Y hasta aquí llegamos. Estuvimos a punto de lograr el objetivo, no lo conseguimos y creo que Jose va a tener oportunidades de conseguirlo. Desde el final de la temporada pasada decidimos no invertir más dinero y nos pusimos a buscar gente que entrase».

Cansancio, incomprensión... Son las principales causas para que Golplus haya dejado el club. Y coge el relevo, Jose Sietes, un ex jugador que «trabajó con nosotros hasta el viernes pasado», en Golplus, trabajo que compaginó con el de futbolista en la primera temporada de los gijoneses en el Avilés.

También para Golplus trabajaba Chus Bravo, que «probablemente pase como el director general que menos tiempo haya estado en el Avilés, pero estoy muy contento en esta familia, porque esto es una familia». Agradeció los apoyos, las ayudas y reconocía estar en un día triste, en el que se puso nervioso y que puso punto y final a aquella llegada a un Avilés que «estaba en la UVI» y que «casi roza el ascenso a Segunda».

Y otra vez Llagostera. «Me quedo con una imagen triste, pero que quiero que todo el mundo tenga en la cabeza. En Llagostera se dio una rueda de prensa por parte del entrenador, arropado por el cuerpo técnico y los capitanes». Fue triste. Muy triste. Casi tanto como la despedida para Chus Bravo ayer, que de vez en cuando miraba al cielo con los ojos acuosos y acordándose de Ricardo Bango y Josu Uribe, entre otros.

Y en el otro lado estaba José Manuel Suárez Riva 'Sietes'. También nervioso. Con dudas «por mi capacidad», no «por el respaldo económico, que está ahí y considero que es algo que ahora mismo necesita el Real Avilés». Reconocía que «mi deseo siempre ha sido volver al Avilés». Y lo hará desde ya. Esta semana será de reuniones con entrenador, trabajadores y jugadores, para la semana que viene «presentar el proyecto, con la gente que lo respalda económicamente y con el grupo de gente con la que voy a trabajar».

Fue su primera petición. Es una muestra de que tiene mucho trabajo por delante. Y por eso «los nervios. Cuando me lo propusieron dije que sí inmediatamente, pero luego llega el momento de pensar y de las dudas. He tenido una química especial con la afición y me he sentido en la obligación de regresar. Va a ser muy complicado. Tengo muy poca por no decir ninguna experiencia y habrá que trabajar mucho».

Ilusionado. Nervioso. Con miedo. Y sobre todo «transparencia», en alusión a las críticas sobre Eduardo Serrano Amorós y su entrada en el Écija, donde hay denuncias cruzadas: «Tengo claro que yo no me iba a meter en algo en lo que no confiase. Vengo a aportar e intentar ayudar y continuar una labor que creo que ha sido magnífica».

Lo más positivo de todas las negociaciones con el máximo accionista es que «ha conseguido una opción de compra y por ahí igual se puede conseguir un acercamiento con el ayuntamiento. Humildad y honradez, partiendo de esa base tienes mucho más que ganar que perder».

El ascenso es el objetivo, pero también lo más «complicado. No sólo tienes que tener el mejor entrenador o los mejores jugadores, aunque ese es el objetivo a medio-largo plazo. Hay equipos mucho más potentes que no lo consiguen, así que tenemos que intentarlo».

El grupo ha conseguido una opción de compra y por ahí igual se puede conseguir un acercamiento con el ayuntamiento. Humildad y honradez, partiendo de esa base tienes mucho más que ganar que perder.

Semana de reuniones. Y va a ser para darles tranquilidad. A no ser que alguien quiera irse, yo cuento con todo el mundo, como hasta ahora. Los conozco y unos nos caemos mejor y otros peor, pero por su trabajo no tenemos nada que decir. Trabajadores, cuerpo técnico y cantera cuenta con todo el mundo, salvo que alguien se quiera marchar.