El Comercio
Real Avilés
Ismael Díaz Galán, nuevo entrenador del Avilés.
Ismael Díaz Galán, nuevo entrenador del Avilés. / JOAQUÍN PAÑEDA

Ismael Díaz Galán será el nuevo entrenador del Avilés

  • Al relevo de Uribe, que hoy se despide de la plantilla y da una rueda de prensa, lo presentan al mediodía y coge el equipo hasta final de temporada

El Real Avilés ha convocado a las 13 horas de hoy lunes una rueda de prensa en Los Balagares en la que presentará al que será nuevo entrenador en el puesto del cesado Josu Uribe. Salvo una improbable marcha atrás, el técnico avilesino Ismael Díaz Galán se hará cargo del equipo hasta final de temporada, cumpliendo de esta forma uno de sus grandes sueños, el de dirigir al conjunto de su ciudad natal.

Díaz Galán es uno de los nombres que han sonado desde hace varios días ya que la destitución de Uribe parecía cuestión de tiempo. El club avilesino había barajado las opciones de Chiqui de Paz o Manu Calleja, si bien se decidió aportar por un entrenador que estuviese sin equipo, como es el caso de Díaz Galán. El técnico avilesino fue ofrecido al Avilés y ayer se aceleraron unos contactos que ya estarían avanzados por la posibilidad, cada semana más cercana, de un cambio en el banquillo blanquiazul.

Díaz Galán inició su andadura en el Real Sporting de Gijón, en los equipos de base, en el campus de Mareo y en la puesta en funcionamiento del fútbol femenino antes de pasar al Sporting B, tras una campaña como técnico del Ribadesella en Tercera División. Posteriormente, estuvo en el Ourense, como secretario técnico, y dirigió al Málaga, con quien logró un ascenso a Segunda División en la temporada 1997-98.

También pasó por los banquillos del Cádiz, el Sporting Clube Farense, el Granada y el Huesca. En la temporada 2002-03 se comprometió con el Real Jaén, pero antes del primer partido de Liga fue despedido y firmó con el Cacereño. Más tarde, entrenó al Palencia y al Real Oviedo, club en el que también desempeñó el cargo de secretario técnico.

Tras otra etapa en el Ribadesella, fue técnico asistente de Pepe Serer en el F. C. Kairat Almaty de la Liga Premier de Kazajistán durante la campaña 2012-13. Actualmente estaba sin equipo y vuelve a los banquillos de la mano del Avilés.

Un cese anunciado

Además de los malos resultados, diez jornadas sin ganar tras la derrota de ayer en Logroño, la tensa relación de Josu Uribe con los dirigentes acabó por estallar el pasado viernes, cuando se filtró la organización del viaje a Logroño, planificado en principio para hacerlo en el día, y que los jugadores cambiaron para pasar la noche el sábado en un hotel con el coste a cargo de sus bolsillos.

Esa filtración a los medios se entendió en el club como un pulso para poner en evidencia a los dirigentes, que apuntaron directamente a Uribe de estar detrás de la idea. Las declaraciones añadidas del entrenador poniendo en duda la lesión de su futbolista Pascual Puente, tampoco sentaron bien entre los gestores, que tras un amago de destitución hace dos semanas, no han querido esperar más tiempo para romper una relación que nunca fue buena.

La derrota de ayer fue la puntillla para Uribe, cuyo papel en el Avilés había quedado marcado a partir de la rueda de prensa posterior al partido ante el Compostela, el 3 de enero, en la que retrató a los gestores por la falta de refuerzos que, finalmente, llegaron con Ito y Álex Arias como bazas principales y figuras clave para que Uribe no fuese destituido tras anunciar su dimisión y dar marcha atrás dos días después.

Desde ese momento, y aunque se vendió de cara al exterior un pacto de unidad para enderezar la marcha del equipo, y también pese a la reunión de hace dos semanas tras la derrota en Guijuelo para volver a hacer terapia de consenso, era cuestión de tiempo, de resultados, o de un nuevo desencuentro, que Josu Uribe fuera cesado.

El técnico acudirá esta mañana a Miranda para despedirse de la plantilla y a las seis de la tarde ofrecerá una rueda de prensa, también en Los Balagares.