El partido entre el Avilés y el Llanera acaba con una denuncia por agresión

Xavi con la zona golpeada./LVA
Xavi con la zona golpeada. / LVA

El delantero del Avilés fue atendido en el HUCA por un golpe a la altura del ojo y debe reposar hasta el miércoles

N. GUTIÉRREZ

Los enfrentamientos entre el Llanera y el Avilés de esta temporada están dando mucho que hablar, para mal. Tras lo sucedido en pretemporada y en el Pepe Quimarán, con patadas y algún que otro manotazo, ayer se rebasaron los límites y un jugador del Llanera, Noel Alonso, ha sido denunciado por el delantero del Avilés, Xavi Cencillo, por una agresión al término del partido, ya en el túnel de vestuarios. Un hecho que Alonso niega.

Según declaró Xavi Cencillo, una vez que los dos equipos fueron ganando el túnel de vestuarios, Noel Alonso le propinó un puñetazo a la altura del ojo derecho. Xavi mostraba, tras abandonar las instalaciones del Suárez Puerta, la inflamación en la zona superior del pómulo y por la tarde acudió al Hospital San Agustín, sin oftalmólogo de guardia, siendo derivado al Central de Oviedo para realizar una revisión y descartar una dolencia ocular seria. «Dos centímetros más arriba y le desgracian el ojo. Tiene una herida pequeña, la zona está inflamada y hasta el miércoles tiene que guardar reposo», según dijo tras salir del hospital un directivo del Avilés, testigo de la agresión.

Tras producirse la agresión, desde el club se requirió a la Policía Nacional, que se presentó con cuatro efectivos en el Suárez Puerta instantes después, accediendo a los vestuarios. Allí fueron informados de lo sucedido y ante la intención del jugador del Avilés en denunciar la agresión, fue invitado a subir hasta la Comisaría de Policía Nacional para realizar el trámite, algo que hará a lo largo de hoy lunes, salvo que Xavi decida dar marcha atrás.

«No hubo puñetazo, se produjeron empujones entre varios» dice el jugador del Llanera

El partido no ofreció imágenes de brusquedades llamativas más allá de alguna entrada normal en todos los campos. Tampoco se vio a Noel Alonso y Xavi encararse, aunque en algunas jugadas se encontraron pero como atacante y defensor. Al parecer, un intercambio verbal entre los dos futbolistas camino del vestuario, sin palabras demasiado gruesas según testigos, habría sido la mecha que prendió en el túnel. El delantero del Avilés mantiene que «me dio un puñetazo y eso no es un lance del juego, el partido ya había terminado y me da mucha pena».

Noel Alonso accedió a dar su versión de lo sucedido, negando el puñetazo que denuncia Xavi: «Lo que hubo fue algún empujón, los encontronazos típicos cuando pasa algo, pero no hay agresión». Ante la posibilidad de que sea denunciado, el futbolista gijonés afirma que «no deja de ser un lance más del partido aunque haya finalizado. No es la primera vez que un árbitro muestra tarjetas amarillas o rojas después de pitar. Si quieren sacarlo de contexto y llevarlo por otras vías creo que se equivocan».