Poderío atacante frente a trabajo defensivo

Diego Polo y Carlos Núñez en una disputa en el entrenamiento de ayer en La Toba 3. / MARIETA
Diego Polo y Carlos Núñez en una disputa en el entrenamiento de ayer en La Toba 3. / MARIETA

El Covadonga, con el segundo mejor balance de goles a favor, pondrá a prueba la seguridad del Avilés | El equipo blanquiazul se hace fuerte con una serie de tres partidos seguidos sin encajar y apelará a esa virtud para competir ante un rival con gran pegada

NACHO GUTIÉRREZ AVILÉS.

El partido que enfrentará mañana al Covadonga y al Real Avilés en el campo Juan Antonio Álvarez Rabanal (12 horas) se presenta a priori como un duelo entre dos estilos totalmente opuestos y dos equipos con un potencial muy definido. El de los ovetenses pasa por una clara apuesta ofensiva, con un arsenal muy importante en sus puestos de ataque con los que presenta el segundo mejor balance de goles a favor, 26, solo superado por los 28 del líder Lealtad. Ese mismo puesto ocupa el conjunto de La Corredoria en sus partidos como local, con 16 tantos en siete partidos.

El equipo que dirige Fermín Álvarez cuenta con un elenco de jugadores acreditados ante las porterías contrarias, con dos de ellos liderando la tabla del grupo, Edu Font, con ocho dianas, y Jaime, que lleva seis como especialista a balón parado en faltas y penaltis. El primero de ellos no estará mañana por sanción, una ausencia que sin duda supone para el Avilés un alivio para sus planes de partido.

Planes que pasan por mantener el estilo que impone Juanma Castañón, con máximo esmero en el trabajo defensivo a bloque. Sin los pudientes ofensivos de su rival y solo ocho goles a favor, el secreto para el conjunto avilesino pasan por rentabilizar sus pocos aciertos, algo que ineludiblemente pasa por no encajar. En este capítulo el Avilés no lo está haciendo nada mal porque en siete de sus quince encuentros ha dejado su portería a cero y cuando marcó logró sumar, casi siempre los tres puntos.

De esos siete compromisos en los que el Avilés no recibió goles los tres últimos han sido consecutivos, con un tope de 316 minutos, los 270 de sus choques con el Caudal, San Martín y San Claudio, y 46 del nefasto partido en Grado en el que encajó su mayor goleada, 3-0, los tres tantos en la primera parte. Con 16 goles, diez de ellos a domicilio en ocho citas, es el sexto equipo que menos ha encajado.

Juanma Castañón espera que su equipo mantenga su nivel de seguridad defensiva ante un rival lleno de pegada... pero que también es alegre a la hora de encajar, 19 tantos, de los que más de la mitad, diez, los ha recibido en su propio campo, que solo dos visitantes pudieron asaltar, Marino y Ceares. Los demás cayeron.

Para evitar esto último y aspirar a dar incluso la campanada, el Avilés cuenta con quince futbolistas y una presumible táctica conservadora, si bien el técnico medita salir con dos delanteros. En los ensayos no se ha descubierto y lo único que parece ya seguro es que Carlos Núñez podrá ser de la partida inicial, lo que quizás no pueda suceder con Marcos Blanco a modo de precaución para evitar una rotura muscular. El trabajo preparatorio quedó cerrado ayer viernes en La Toba sin más novedades.

 

Fotos

Vídeos