«Estoy preparado y ojalá pueda jugar el domingo en Llanera»

Thomas golpea el balón en la primera sesión desde su regreso al Real Avilés./MARIETA
Thomas golpea el balón en la primera sesión desde su regreso al Real Avilés. / MARIETA

El central francés Thomas Leteinturier afronta con optimismo e ilusión su segunda temporada en las filas del Real Avilés

SANTY MENORAVILÉS.

La principal novedad del entrenamiento de ayer del Real Avilés fue el esperado regreso de Thomas Leteinturier, central francés que vestirá la camiseta blanquiazul por segunda temporada consecutiva y ayer se puso a las órdenes de Juanma Castañón. Pocos confiaban en la continuidad del defensor, que durante el verano contó con el interés de varios equipos, algunos de superior categoría, pero finalmente ninguna de las negociaciones llegó a cerrarse y Thomas jugará de nuevo en el Suárez Puerta.

«Estoy muy contento de estar aquí de nuevo», explicaba el futbolista al término de la sesión en La Toba 3. Algo colorado por el sol, que brilla en Asturias como cada mes de septiembre, espera poder jugar el domingo frente al Llanera en el Pepe Quimarán. «Es decisión del entrenador y es verdad que sólo llevo un entrenamiento con el grupo, pero tuve una preparación seis semanas en Toulouse y me encuentro bien físicamente».

En su primera sesión al servicio de Juanma Castañón, Thomas ve a un equipo «joven» y «más rápido que el año pasado. Parece que el balón circula con más velocidad y eso me gusta». Además, el galo defendió la presencia de muchos compatriotas, más si cabe que la temporada pasada. «Me parece muy bien que vengan a España jugadores franceses. Se está demostrando que tenemos nivel para hacer bien las cosas aquí y, aunque sólo he estado en un entrenamiento, veo que hay jugadores que pueden aportar muchas cosas al equipo».

En lo personal, el francés tiene claro que «lo principal es ayudar al equipo en todo lo que pueda, como hice el año pasado. Adaptarme a lo que busca el entrenador y ayudar a mis compañeros a ganar partidos». En lo que respecta al equipo, Thomas, que vivió en sus carnes lo que es una permanencia agónica, espera «no sufrir tanto». El zaguero está pendiente de una conversación con Castañón, algo que ayer por la mañana todavía no había sucedido, pues está llamado a ser una pieza clave dentro del sistema, a pesar de que el preparador lenense ya cuenta con Yohan, Santa, Naranjo y Carlos Núñez para el centro de la zaga, si bien este último también puede actuar como pivote. Thomas, además, ya sabe lo que es jugar como lateral, y también se podría adaptar a ese puesto de centrocampista defensivo.

Thomas formó parte ayer de un entrenamiento bastante intenso, aunque siempre con el balón como protagonista. El francés dejó ver su buen estado físico y su salida de balón, algo importante en un equipo que cuenta con defensores en su mayoría físicos y expeditivos. Con Thomas en el barco, Alain Menéndez, que apura sus últimos días de vacaciones sin poder desconectar, trata de cerrar el fichaje de un guardameta y otro jugador para dar por cerrada la plantilla.

Más

 

Fotos

Vídeos