Punto insuficiente para el Avilés

Nico Pandiani presiona al veterano Aitor Tornavaca. / OMAR ANTUÑA
Nico Pandiani presiona al veterano Aitor Tornavaca. / OMAR ANTUÑA

Borja Piquero detuvo un penalti y Pandiani puso el 1-0, pero el Condal encontró la jugada para empatar | El regreso del portero avilesino tras su lesión fue lo mejor de un partido soporífero en el que los dos equipos se mostraron muy remisos en ataque

NACHO GUTIÉRREZ

El Real Avilés rompió su serie de derrotas pero no de partidos sin ganar, una docena ya, al empatar en el Suárez Puerta (1-1) ante el Condal. Un punto que no saca de pobres a los blanquiazules, aún fuera del descenso, y que a los de Noreña les sirve para seguir en la zona tranquila de la clasificación.

Fue un partido aburrido de veras, con poco ritmo, la intensidad justa y un paupérrimo juego creativo por las dos partes. El Avilés, con un regreso a los orígenes con la titularidad de Borja Piquero en la portería y un único delantero dejando fuera a Polo, lo fió todo a marcar un gol y rentabilizarlo como en los primeros meses del campeonato.

La jugada estuvo a punto de salirle a Juanma Castañón bien porque el guardameta avilesino evitó la ventaja del Condal en el tramo final del primer tiempo, cuando a los 38 minutos detuvo un penalti a Sergio Funcasta. Y porque el Avilés se puso por delante en la segunda parte con un gol de Nico Pandiani a los 68. Pero el Condal, que hizo un partido bien rácano, encontró respuesta muy pronto para equilibrar el marcador y chafar la ilusión avilesina.

Castañón decidió modificar el dibujo para primar la seguridad con la que el equipo sumó puntos hace un tiempo. Con ella se puede aspirar a ganar si en una de estas el equipo se acerca con peligro real para marcar, en jugada o a balón parado. La tuvo Berto Laviana en una falta que ganó el fajador Xavi, pero le faltaron unos centímetros. Fue lo único que pudo anotarse antes de la jugada del discutible penalti por empujón de Pereira a Sergio, al que Borja Piquero, en un alarde de oficio, le detuvo la pena máxima, cuarta en el haber del avilesino esta temporada.

El primer tiempo no dio para más y hubo que esperar bastante por las noticias que salían del terreno de juego. Pocas, ciertamente. A Sergio le anularon un gol por fuera de juego a los 55 minutos y Tornavaca casi saca astillas del travesaño en una volea desde la frontal que pareció tocar Piquero sin que el árbitro señalara el córner aparente.

Y de repente el Avilés encontró el gol. A falta de delanteros tuvo que ser Nico Pandiani. El uruguayo había subido a rematar una falta y se quedó por la zona para un segundo intento en el que le robó la cartera a Joaquín Peña para marcar con un derechazo que tocó en un defensa antes de colarse por encima de Chema. El triunfo parecía más cerca porque el trabajo defensivo estaba siendo impecable, pero los de Noreña encontraron la mejor jugada de la tarde por el flanco izquierdo y Natán hizo añicos el plan avilesino.

Más información