«Queremos que la afición se vuelva a enganchar con el equipo»

Ana Ignacio posa en Las Meanas, con el estadio Román Suárez Puerta al fondo. / MARIETA
Ana Ignacio posa en Las Meanas, con el estadio Román Suárez Puerta al fondo. / MARIETA

«No hemos venido aquí a ganar dinero, sino a iniciarnos en el mundo de la gestión de clubes porque creemos que aquí hay potencial»

N. GUTIÉRREZ / S. MENORAVILÉS.

El avión está empezando a ser la segunda casa de Ana Ignacio, empresaria balear de origen vasco que esta semana hará su tercer viaje en veintiún días Palma de Mallorca-Avilés. Cabeza visible de Norte Proyectos Deportivos Mallorquines, grupo que cuenta con varios inversores detrás, llega a la gestión del primer equipo del Real Avilés con ilusión, ganas de «aprender a gestionar un equipo de fútbol, algo que nunca hemos hecho», y asumiendo que «va a haber que invertir mucho dinero y el objetivo no es ganarlo».

-Una vez más. ¿Por qué ha venido al Real Avilés?

-Por varias razones. La primera y más importante, 'aprender' a gestionar un equipo de fútbol, que es algo mucho más complicado de lo que pueda parecer desde fuera. En Norte Proyectos Deportivos Mallorquines llevamos un tiempo trabajando con clubes y jugadores como intermediarios, pero queríamos dar el salto a gestionar un equipo. Tuvimos la opción de entrar en algún club de superior categoría, pero como digo es nuestra primera experiencia y quizá hubiese sido un salto demasiado grande de primeras. En Avilés hemos encontrado un equipo y una ciudad históricos y con potencial, y además una deuda asumible. Además, como sabéis, mi hijo ha jugado aquí, me contó muchas cosas sobre el club y me animó a dar el paso.

LAS CLAVESPROYECTO DEPORTIVO «Confiamos mucho en José Álvarez y en Alain Menéndez, que se merece estar en las buenas» INSTITUCIONES «Es fundamental normalizar la relación con el Ayuntamiento, ojalá nos podamos reunir pronto»

-A pesar de no ser los dueños del club, han comenzado fuerte con una inversión de 9.000 euros para adecentar el Suárez Puerta.

-Era algo necesario. En cuanto entré al vestuario y vi ese olor a humedad me lo apunté como una de las prioridades. Los jugadores tienen que estar a gusto y nuestra afición también. He visto también las gradas muy sucias, el problema de las palomas, y tenemos que ir puliendo todas esas cosas. Entre los trabajadores que estaban en el club y gente que se irá incorporando espero que poco a poco alcancemos la imagen que este club se merece.

-Con el Real Avilés no se gana dinero y deberán afrontar un gasto importante...

-Sabemos que un club de Tercera División no genera dinero. Eso no sucede hasta llegar al fútbol profesional. Tenemos más o menos calculado el presupuesto de esta temporada y es una cantidad que podemos asumir. Lo primero es abonar el dinero adeudado a jugadores, técnicos y trabajadores, algo que se hará en los próximos días, después comenzarán las obras en el estadio y así sucesivamente. Cuando se empieza un proyecto hay que invertir y eso es lo que haremos. Para que os hagáis una idea, hemos elaborado un presupuesto inicial sin contar los ingresos que pueda haber de socios y publicidad.

-Su hombre de confianza será José Álvarez.

-Como ya ha comentado él, nos conocemos desde hace muchos años, es una persona seria, humilde y muy trabajadora y será el que mande. Yo me encargaré de las cuentas y de supervisar el trabajo, pero estaré yendo y viniendo desde Palma y él será el encargado de llevar el día a día. Tengo mucha confianza en él, es un hombre de fútbol, algo que buscaba, y estoy segura de que hará un gran trabajo.

-¿Por qué decidió seguir contando con Alain Menéndez como responsable deportivo?

-Desde que lo conocí me han inspirado mucha confianza. Pienso que ha hecho un gran trabajo con el Real Avilés en las últimas dos temporadas en situaciones muy complicadas y creo que si ha estado a las malas también se merece estar a las buenas. Confío en que pueda hacer un equipo competitivo con el presupuesto que le asignaremos y bajo la supervisión de Jose.

-¿Se marca alguna cifra de socios para esta temporada?

-No. No tiene sentido ponerse metas a estas alturas. Tenemos que empezar a trabajar y si hacemos las cosas bien la gente volverá al campo. Me gustaría reunirme con representantes de las peñas que tenía el club y presentarles personalmente el nuevo proyecto. Toda la ciudad debería sentirse identificada con su equipo de fútbol y en esa línea iniciamos esta aventura.

-El contrato de 'alquiler' es por cinco años. ¿Esperan cumplirlo entero?

-Esa es la intención. Nuestra idea es gestionar en el futuro un equipo profesional, pero ¿quién nos dice que no nos salgan aquí muy bien las cosas y dentro de cinco años no tengamos necesidad de buscar otro? Nuestro objetivo es devolver al Real Avilés al lugar donde se merece y ojalá podamos hacer una gran temporada y luchar por el ascenso a Segunda B.

-Ya ha adelantado que su hijo Patxi no continuará en el equipo.

-Creemos que es lo mejor en estos momentos. No conviene mezclar, que la gente se confunda y yo acabo de llegar. Esta temporada jugará seguro fuera de Asturias y en el futuro ya se verá. Lo que es cierto es que ha estado muy a gusto aquí, a pesar de que no ha sido su mejor temporada en lo deportivo, y me ha hablado muy bien del club y de los trabajadores. Por eso tenía claro que gente como Tote se iba a quedar seguro.

-¿Qué plan de actuación tiene con el Ayuntamiento?

-Aunque la deuda es del club y no nos compete a nosotros, quiero reunirme con la alcaldesa y con el concejal de Deportes que llegue nuevo para presentarnos y para retomar las relaciones. Como ha dicho Jose, en el palco del Suárez Puerta debería haber siempre representación municipal, como en todos los sitios.

Más información