«Quiero jugar el domingo, pero todo depende de cómo responda la rodilla»

Borja Piquero ejercita su rodilla durante un entrenamiento./MARIETA
Borja Piquero ejercita su rodilla durante un entrenamiento. / MARIETA

Borja Piquero espera volver a los terrenos de juego «después de dos meses» para un partido «clave» ante el Condal, pues «luego tendremos dos salidas muy difíciles»

SANTY MENOR

El Real Avilés no conoce la victoria desde que Borja Piquero se lesionó antes de Navidad tras el partido contra el Siero, dato que da buena muestra de la importancia del guardameta avilesino para Juanma Castañón y para todos sus compañeros. Dos meses después de notar una molestia en la rodilla que le obligó a pasar por el quirófano, Piquero espera regresar el domingo a los terrenos de juego, pero todo depende de su evolución física.

«Hoy -por ayer- tuve alguna pequeña molestia durante el entrenamiento, pero es normal después de tanto tiempo parado. Las sensaciones son buenas, pero a veces se inflama y hay que ir controlando», explica el futbolista. Borja reconoce que «me había fijado el 24 de febrero como fecha para volver y a ver si lo puedo conseguir. Mañana -por hoy- haré entrenamiento de portería y a ver si me veo ágil o si estoy como un árbol», bromea.

Y es que, aunque sus ganas por regresar a los terrenos de juego son infinitas, Piquero no quiere correr riesgos, primero por su rodilla, y después por respeto a sus compañeros. «Me tengo que sentir bien para jugar. El del domingo es un partido importantísimo, para mí más que el de Morcín, y tenemos que salir todos al cien por cien y concentrados de principio a fin». El meta no es ajeno a que «después de este partido tenemos dos salidas difíciles a Tuilla y a Llanes y ganar al Condal es fundamental. Tenemos que hacerlo sí o sí».

Durante estos dos meses, al segundo capitán del equipo le ha tocado dar ánimos a sus compañeros, pues la racha de partidos sin ganar asciende hasta once. Entre ellos, a Patxi y a Slavi, que han tenido soportar la difícil papeleta de suplir a un Piquero que en la primera vuelta se mostró como uno de los mejores porteros de la categoría.

«Patxi tiene 21 años y Slavi 20. Yo a su edad también cometí errores y lo sigo haciendo, porque la posición de portero es así. A veces cometes errores y te sirven para aprender. Son gente muy joven que ha llegado en una situación difícil y jugar en este club y en este estadio no es sencillo. Está claro que la experiencia es un grado, y más en la portería, y yo intento ayudarles en todo lo posible. Estoy encantado con ellos por su forma de ser como personas y por cómo se esfuerzan cada día».

Piquero no considera que su ausencia haya sido clave en las derrotas del equipo. «Todos hicimos una muy buena primera vuelta, no sólo yo. También Santa, Naranjo... Marcos y David se turnaban metiendo goles y los rentabilizábamos muy bien. Somos un equipo y todos somos importantes», explica.

Se vacía la enfermería

Al margen de lo que ocurra con Borja Piquero, que tiene muchas papeletas de regresar a la titularidad el domingo, Juanma Castañón inició ayer aliviado los entrenamientos, pues el único futbolista que se encuentra todavía en la enfermería es Carlos Núñez, a vueltas con su fascitis plantar. Pedro y Slavi están bien y estarían disponibles el domingo.