«El equipo merecía acabar la Liga más arriba»

«El equipo merecía acabar la Liga más arriba»
Anselm celebra su último gol con el Real Avilés. / JOSÉ PRIETO

Anselm Pasquina sigue desde Barcelona el 'play off' de ascenso a Segunda B «con toda la fe» de que suban dos asturianos y el Real Avilés logre la permanencia

SANTY MENORAVILÉS.

Uno de los jugadores que más compromiso ha mostrado con la camiseta del Real Avilés esta temporada ha sido Anselm Pasquina. Catalán, sin ningún vínculo con Asturias y mucho menos con la ciudad, ha dado una lección de lealtad a unos colores dentro de una de las campañas más convulsas de la historia del club. Buen compañero fuera del terreno de juego y un guerrero sobre el césped, en ningún momento se planteó dejar el equipo por los impagos y su rendimiento fue de menos a más hasta convertirse en una pieza clave del esquema de Xiel en el ataque realavilesino.

Desde su Barcelona natal y después de hacerse 25 kilómetros por la montaña junto a su padre, «que está más fuerte que yo», Anselm atiende a LA VOZ con la amabilidad que le caracteriza. «La verdad es que estoy disfrutando mucho de estos días con mi gente. Ya había ganas de volver después de toda la temporada fuera y estoy recibiendo mucho cariño», asegura. De su futuro ni sabe nada todavía ni quiere saberlo hasta dentro «de un mes. Me quiero dar un mes para desconectar y relajarme, aunque seguiré entrenando porque eso no lo puedo dejar ni tres días seguidos», sonríe. Entonces, «valoraré todo lo que tenga encima de la mesa y decidiré lo que sea mejor para mí y los míos», sin descartar en absoluto al Real Avilés. «Estudiaré lo que me propongan en caso de que así sea y siempre he dicho que no descarto continuar».

Y mientras, dentro de esa desconexión, el atacante catalán está pendiente de dos cuestiones. Por un lado el 'play off' de ascenso a Segunda B, pues ahí está la llave de la salvación del Real Avilés si ascienden dos equipos asturianos, algo en lo que Anselm tiene «mucha fe»; y por otro cobrar los emolumentos que se le deben de esta temporada. «Es un trabajo que he realizado y lógicamente estoy a la espera de cobrarlo, pero confío en el club y en el presidente y estoy seguro de que cumplirán».

«Tanto el equipo como yo fuimos de menos a más, la Liga se nos hizo un poco corta» «Me quedo con lo bien que me trataron en el vestuario, en el club y en la ciudad» «Me doy un mes para desconectar y después decidiré mi próximo destino»

Cuando se le pregunta por un balance general de la temporada Anselm se toma su tiempo para explicarse. No es para menos, pues el curso ha tenido de todo. «La temporada ha tenido muchas subidas y bajadas. Pienso que hemos tenido equipo durante todo el año para estar mucho más arriba en la tabla, pero por unas cosas u otras no nos acompañaron los resultados. Desde el primer día y hasta el último entrenamos como un equipo profesional, los jugadores lo dimos todo y los entrenadores también, pero llegaban los partidos y no nos salían las cosas», lamenta.

Anselm no sabe si «sería algo mental, o mala fortuna, porque acabamos perdiendo o empatando muchos partidos en los últimos minutos», pero cree que «merecimos acabar la liga más arriba». Ahora, el Real Avilés depende de terceros para conseguir la salvación. En lo personal, el barcelonés acabó el curso con ocho goles, una buena cifra para haber jugado muchos partidos en banda. «Como los resultados del equipo, la sensación es que los goles llegaron un poco tarde», asume.

En ese sentido, «acabé la Liga muy a gusto en el campo, con un sistema de juego en el que podía aprovechar mi velocidad a la contra la espalda de la defensa rival. Si hubiera durado más la competición tanto el equipo como yo habríamos hecho mejores números». De la campaña, se queda con «los amigos que he hecho y el buen trato que he recibido por parte del club y la ciudad».

 

Fotos

Vídeos