El Real Avilés finaliza la pretemporada con una victoria frente al Marino

Álex Arias intenta recibir un balón presionado por el fichaje blanquiazul Diego Pantoja. / MARIETA
Álex Arias intenta recibir un balón presionado por el fichaje blanquiazul Diego Pantoja. / MARIETA

El conjunto blanquiazul muestra un gran nivel aprovechando que el equipo luanquín jugó toda la segunda parte con un futbolista menos

SANTY MENORAVILÉS.

El Real Avilés finalizó la pretemporada de la mejor manera posible: consiguiendo su primera victoria, superando a un equipo de Segunda B como el Marino (2-0) y dejando buenas sensaciones ante su público. En un choque marcado por la expulsión de Álex Boedo, que dejó a su equipo con un futbolista menos toda la segunda mitad, el equipo de Viti Amaro volvió a demostrar mucha personalidad al robarle el balón a un Marino que salió de inicio con un 'once' que bien podría debutar en Liga el próximo fin de semana.

Viti Amaro introdujo dos novedades tácticas interesantes de mano. Por un lado, Nico Pandiani jugó por primera vez esta pretemporada por delante de la defensa. Y, aunque perdió algún balón comprometido, demostró que es uno de los mejores jugadores que hay en la plantilla blanquiazul para desempeñar esa demarcación, dotando de mucha solidez al centro del campo y liberando a un Enrique Castaño que ha pedido jugar más arriba, a pesar que frente al Lugo estuvo muy bien como pivote único.

La otra estuvo arriba, pues Diego Pantoja disputó sus primeros minutos como blanquiazul y además lo hizo como titular. Aunque no tuvo demasiada participación ofensiva, dejó ver que sabe aguantar el balón de espaldas aprovechando su envergadura, no tiene mal toque y juega fácil, sin perder balones. Algo que necesitaba al equipo para desahogar y generar espacios para los extremos y centrocampistas, cuyos resultados se pudieron ver ayer.

Raseando el balón

El guión del partido fue claro durante la mayoría del choque. El Real Avilés demostró que quiere salir jugando desde atrás y tocar el balón independientemente del rival que tenga delante, y el Marino aceptó el reto y esperó su oportunidad tapando todos los huecos posibles. Y, a pesar del dominio local, el número de ocasiones fue muy parejo. De hecho, la opción más clara fue para Álex Boedo, que remató desde dentro del área y obligó a Borja Piquero a intervenir. Por el Real Avilés lo más destacado de cara a portería fue un disparo muy peligroso de Ramiro que se fue fuera por poco.

Todo cambió justo antes de llegarse al descanso. El joven Boedo, que ya tenía una amarilla por una aparatosa falta sobre Ramiro, fue expulsado por agarrar a Imanol y frenar una buena contra blanquiazul. A partir de ese momento, las buenas noticias se unieron en favor del Real Avilés, pues nada más salir de vestuarios Borja Granda hizo el 1-0 superando de cabeza a Javi Porrón en un balón parado botado magistralmente por Castaño.

Por encima en el marcador y con un jugador más, el conjunto avilesino comenzó a jugar con inteligencia: tocar y tocar hasta encontrar el hueco. El Marino tiró de orgullo y no se rindió, pero no fue capaz de poner en demasiados apuros a Javi Torres, que jugó la segunda parte.

Álex Arias tuvo que abandonar el partido tras un golpe en costado en una pugna con Viesca y las cosas se pusieron todavía más de cara para los locales, que sentenciaron el partido a ocho minutos del final con una jugada de fantasía entre Annunziata y Ramiro que acabó con gol del canario. Buenas sensaciones y moral para el Real Avilés de cara al inicio liguero frente al Covadonga.

El club supera los 200 socios

Por otro lado, el club anunció que, finalizada la semana de altas y renovaciones en la tienda, el número de socios alcanza el número de 203.