«No les puedo pedir más a mis jugadores, se lo dejaron todo»

«No les puedo pedir más a mis jugadores, se lo dejaron todo»

Juanma Castañón señala que «la clave estuvo en que del 1-1 pasamos al 0-2 ante un equipo que estuvo mucho más acertado de cara a gol»

S. MENOR AVILÉS.

Juanma Castañón no quiso hacer sangre y echó un capote a su joven plantilla después de una goleada de las que cuestan digerir. «Yo no desconectaré, pero ya les he dicho a ellos que lo hagan hasta el martes, que vengan con las pilas cargadas y la cabeza fresca», explicaba en la rueda de prensa posterior al encuentro.

Para el lenense, «el resultado refleja la diferencia que ha habido entre los dos equipos en el área rival. Nosotros no hemos sido capaces de superar a Gabri y ellos han marcado dos buenos goles, un penalti y un córner mal defendido». En primer tanto, Castañón lamenta que «no hemos salido con la intensidad habitual y en el primer gol se pudo ver».

Aun así, el entrenador del Real Avilés mira al futuro con optimismo. «No me preocupa en absoluto el resultado. Me da igual perder 0-1 que 0-4. Tenemos diez puntos y estamos en una buena posición. Hemos perdido ante un rival que seguro que estará arriba a final de año y que tiene jugadores con mucha pegada. Nosotros somos un equipo joven en construcción que tiene que ir aprendiendo de estas cosas».

En ese sentido, el preparador blanquiazul asegura que «no les puedo pedir más a mis jugadores. A pesar del resultado, no han dejado de competir, de meter el pie, de intentar marcar hasta el último minuto... se lo dejaron todo en el campo». Castañón está seguro de que «esto no les va a desanimar y tenemos que seguir trabajando igual, porque poco a poco iremos creciendo y mejorando y los buenos resultados volverán a llegar. Ahora, a pensar en el próximo partido ante el Tuilla».

«Fuimos superiores»

Muy satisfecho con su equipo se mostró Luis Arturo, pues todo lo entrenado durante la semana se puso en práctica ayer en el Suárez Puerta. «Creo que hicimos un gran partido y fuimos superiores ante un rival que nunca pone las cosas fáciles. Sabíamos que ellos por dentro eran muy fuertes y jugamos con dos carrileros muy arriba para generar por banda. Lo hicimos bien y por ahí llegaron las jugadas de peligro».

El preparador llanisco reconoció que «marcar nada más comenzar los dos tiempos fue clave, pero anotamos porque lo fuimos a buscar con fe y con buenas jugadas. Salimos bien con el balón desde atrás y controlamos el partido hasta los últimos diez-quince minutos».

 

Fotos

Vídeos