«Hice lo que creí mejor para el equipo»

«Hice lo que creí mejor para el equipo»
Marcos abandona el campo cabizbajo tras ser expulsado al inicio del segundo tiempo. / MARIETA

Marcos Blanco «sabía que me jugaba la expulsión para evitar el gol del Tuilla, pero mereció la pena»

NACHO GUTIÉRREZAVILÉS.

Uno de los jugadores con galones en el actual Real Avilés fue protagonista el domingo, en el partido frente al Tuilla, por dos circunstancias contrapuestas. Marcos Blanco estaba siendo uno de los destacados y marcó el gol que puso por delante al equipo de Juanma Castañón, pero en los inicios del segundo tiempo vivió la cara amarga, al ver la tarjeta roja por una falta en jugada de gol. En el balance de la jornada, el avilesino se queda con lo positivo: «Te vas con un sabor agridulce, pero lo mejor es que equipo demostró carácter para aguantar en inferioridad numérica y sumar un punto muy valioso».

El jugador blanquiazul recuerda la acción que le llevó a vestuarios antes de tiempo: «Tras un saque de esquina se me quedó corto un centro al área y en el rechace el balón le llegó a Fagir con mucho campo por delante». El delantero dejó atrás a Paulo con un quiebro para enfilar el área mientras Marcos intentaba llegar para evitar el mano a mano, algo que solo pudo hacer con una falta. «Tienes que decidir en segundos sin saber si vas a acertar. Había tres opciones, dejar que llegase ante Borja, correr el riesgo de cometer penalti si lo dejaba llegar al área o hacerle falta antes sabiendo que me expulsarían», aclara. «No hay nada que discutir de la tarjeta roja, era jugada de gol».

Más Real Avilés

Fue un sacrificio personal que no dudó en asumir: «Pensé que era lo mejor para el equipo aún dejándolo con un jugador menos, y mis compañeros me dieron la razón porque consiguieron resistir con uno menos a base de un gran esfuerzo y al final mereció la pena, aunque me da rabia perderme el partido de Pravia», el primero que se perderá por una tarjeta roja desde juveniles.

Los galones de Marcos se ven no solo en su evolución y su rol en el campo. Es el encargado de lanzar los penaltis con un resultado inmejorable: tres de tres. «En principio los lanzadores somos Paulo y yo, pero el día del Universidad me vi con confianza y como estoy acertando...». Al avilesino se le ve muy tranquilo, y preciso, en el punto fatídico: «En los tres que he tirado tuve claro por donde lo iba a lanzar y he tenido la fortuna de que los porteros se tiraron al lado contrario».

Marcos Blanco, en su segundo año senior, se ha asentado como uno de los titulares fijos de Castañón al que está «muy agradecido por la confianza que está depositando en mis posibilidades». El domingo le dijo que había hecho lo correcto en la jugada de su expulsión, recordando que «el origen fue un centro que se me quedó corto», detalles que el jugador y sus compañeros esperan mejorar: «El equipo es muy joven y eso se nota, pero también tengo claro que todos iremos a más con el paso de los partidos».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos