Un Real Avilés con el sello de Castañón

Un Real Avilés con el sello de Castañón
El técnico muestra a sus futbolistas la crónica del partido en el que le marcó tres goles al Langreo. / PATRICIA BREGÓN

Con una plantilla llena de juventud y sin muchos recursos, mejora los números de la pasada temporada

NACHO GUTIÉRREZAVILÉS.

Dicen que cada maestrillo tiene su librillo y Juan Manuel Castañón ha puesto el suyo para el reto de entrenar a un Real Avilés en los huesos, económica, social y deportivamente. El lenense, con poco que perder y mucho que ganar, no dudó en recoger el guante para ponerse al frente de un equipo alejado del rol que siempre tuvo, como decano del fútbol asturiano y tercer club por trayectoria, por dimensión. «El Avilés, pese a sus circunstancias, es una gran oportunidad de hacerme un nombre en los banquillos».

Sin la exigencia habitual en Tercera División, el objetivo que se le planteó a Castañón fue el de tener al Avilés lo más alejado posible de la zona de descenso. Con un presupuesto del que solo se sabe que está reducido al mínimo posible, el club tira esta temporada de los jugadores propios y de lo que se puede traer del mercado extranjero, en este caso francés, con jóvenes desconocidos que tratan de ganarse la vida con el fútbol.

«Defender bien no es fácil y tampoco pasa por meter a todos los jugadores en el área»

Superado el primer tercio de la competición, el Avilés circula por la zona media con mejores prestaciones que el equipo de la pasada campaña, dicho sea a modo de dato por no hacer más comparaciones que las estadísticas: cinco puntos más. Una situación que pocos esperaban en el arranque del ejercicio. Y Castañón está «satisfecho porque con los recursos que tenemos el equipo está demostrando que vamos todos a una, en la misma dirección. Eso es algo que me enorgullece».

El técnico del Avilés ha implantado un estilo aguerrido que conviene al suyo en un rival incómodo para los contrarios, aunque con eso no basta siempre, claro, para sumar puntos. Sin delanteros con todas las palabras, Castañón prima la solvencia defensiva como la base de su proyecto y subraya que «defender bien no es fácil ni pasa por meter todos los jugadores en tu área».

Más Real Avilés

A defender «empezamos arriba y en medio campo presionando a los contrarios, aunque la gente de atrás y la portería viene dando un gran rendimiento». Tiene claro que «el entrenador debe saber lo que maneja para sacarle el máximo rendimiento. Hemos tenido el handicap de la falta de delanteros contrastados y nos cuesta mucho ver puerta, pero el equipo está superando ese escollo con otras virtudes. Tener quince puntos con solo siete goles no es fácil, es el gran mérito del equipo».

Juanma Castañón atraviesa por un momento feliz al frente del Avilés pese a sus recortes. «Estoy disfrutando de mi trabajo porque solo se habla de fútbol y no tengo que ocuparme de otra cosa que no sea la preparación del equipo, de mejorar a los futbolistas y tratar de competir bien en los partidos».

Con el final de la primera vuelta en el horizonte cercano y una plantilla reducida a 15 jugadores tras las bajas de cuatro de los franceses, Castañón espera más recursos humanos: «La dirección deportiva sabe lo que hay, lo que se necesita, con Alain Menéndez hablo a diario, nos ve entrenar y tiene las cosas claras, pero desconozco los esfuerzos económicos que el Avilés puede asumir».

 

Fotos

Vídeos