El Real Avilés sigue divorciado con el gol

El Real Avilés sigue divorciado con el gol
Marcos, felicitado por José Antonio y David Pérez tras el gol que marcó en Llanera. / IMANOL RIMADA

La ausencia de buenos delanteros en el inicio del campeonato y la falta de fortuna de Diego

NACHO GUTIÉRREZAVILÉS.

El Real Avilés ya es el segundo equipo de categoría nacional que menos goles suma en lo que va de temporada. Los nueve tantos que registra solo son empeorados por el colista del grupo séptimo, el de los madrileños, en el que el Tres Cantos solo firma siete dianas. Son los dos únicos equipos desde Primera a Tercera División, que no han llegado a la decena de aciertos, cifra que alcanzó el domingo pasado el Valdelacalzada, del grupo catorce, el extremeño.

Las cifras no engañan y son el refrendo de los carencias que tiene el Real Avilés en el presente ejercicio, aunque tampoco sean las únicas. El equipo blanquiazul solo ha superado la cifra de un gol en un partido, el que ganó por 2-3, lo que significa que de los 19 encuentros restantes solo marcó en seis, totalizando trece sin ver portería.

Un lastre que no permite al equipo de Juanma Castañón despegar en la clasificación, en la que ha pasado de estar en la zona más o menos tranquila a rozar las posiciones de descenso tras una última racha de seis partidos sin ganar, los cinco últimos perdidos y un balance realizador de un gol a favor por una docena en contra de los 28 encajados en el campeonato.

En el aspecto defensivo comparte el decimosegundo puesto de equipos menos batidos con Tuilla y Condal. En siete de los veinte partidos pudo dejar a cero su portería y cuatro de ellos los ganó por la mínima, rentabilizando al máximo su escuálido balance de goles anotados.

Si juntamos en Asturias las tres categorías regionales con la Tercera División, solo encontramos un equipo con menos de diez tantos en los veinte partidos disputados, el Castros de Coaña, del grupo dos de Primera Regional, que ha marcado nueve goles y es el colista.

El principal motivo de tan escaso bagaje ofensivo pasa por la ausencia de buenos delanteros que ha manejado el entrenador del equipo avilesino. En los primeros partidos las posiciones de atacantes estuvieron ocupadas por dos jóvenes franceses que no se adaptaron al juego del Avilés, Kevin Diamonde y Jordan Yao. El primero de ellos se fue con un gol en el que tuco que ver mucho Dudi, al desviar la trayectoria del remate del ariete galo, que fue cortado junto a su compatriota.

Peligro por traducir

Sin más alternativas que situar en punta a Pedro, que no es delantero, la dirección deportiva del Avilés sorprendió con el fichaje de Diego Polo, un avilesino con trayectoria en equipos superiores como Marino, Langreo o L'Entregu, que dejó para enfundarse la blanquiazul. Y su presencia se ha dejado notar en la creación de jugadas de peligro, no así en el haber goleador, aún en blanco por la negación de sus remates, tres de ellos estrellados en los postes, otros tantos desviados y los demás solventados por los porteros.

Para ayudar a Polo en su trabajo en solitario como único delantero, el equipo cuenta desde hace una semana con un jugador que viene de golear con frecuencia en el Sabadell B, equipo de la Segunda Catalana, que equivale a la Primera Regional en Asturias ya que en Cataluña no existe la Preferente. El domingo Xavi Cencillo se estrenó sin apenas dejarse ver, perjudicado porque a los cinco minutos de entrar al campo el Avilés desapareció del partido tras marcar el Gijón Industrial el 0-2.

La esperanza en el seno del equipo blanquiazul pasa porque Polo al fin rompa su sequía y comience a marcar con cierta regularidad, y que Xavi demuestre que también puede golear en Tercera División.

Más

 

Fotos

Vídeos