Recta final por la salvación para el Avilés

Pedro se lleva el balón, con Barra, Pereira, Nico Pandiani y Armando detrás, en el entrenamiento que tuvo lugar ayer en el Suárez Puerta./MARIETA
Pedro se lleva el balón, con Barra, Pereira, Nico Pandiani y Armando detrás, en el entrenamiento que tuvo lugar ayer en el Suárez Puerta. / MARIETA

El choque del domingo frente al San Claudio se postula como una auténtica final teniendo en cuenta el calendario | El conjunto blanquiazul afronta las últimas cinco jornadas de Liga tres puntos por encima del descenso

SANTY MENORAVILÉS.

Por segunda temporada consecutiva, el Real Avilés ha llegado a la recta final de la temporada con serias opciones de perder la categoría. Aunque mejor posicionado que hace un año, el conjunto blanquiazul forma parte de un paquete de seis equipos que se jugarán dos plazas, pues el San Claudio, próximo rival de los realavilesinos, tiene pie y medio ya en Preferente.

Precisamente el choque del domingo se postula como verdaderamente clave para los de Juanma Castañón, que vienen de ser goleados en casa por un rival directo como el San Martín y deberán enfrentarse en las dos jornadas siguientes a Marino, que se está jugando el título, y Covadonga, en plena lucha por el 'play off' de ascenso.

A pesar de que en ninguna categoría nadie regala nada, el San Claudio suma quince puntos en 33 jornadas y lleva siete partidos consecutivos sin puntuar, por lo que el triunfo no se debería escapar del Suárez Puerta. El Real Avilés cerrará la temporada frente a Siero, otro de los equipos metidos en el ajo, y el Ceares, que a todas luces no se jugará nada en ese último compromiso. Por tanto, el calendario no es demasiado malo para los de Juanma Castañón, siempre y cuando superen al San Claudio.

Si el equipo avilesino suma 30 puntos, 29 acumula el Madalena Morcín, recién ascendido que sigue sin dar su brazo a torcer esta temporada. El equipo que dirige Adrián González afronta una recta final de curso repleta de enfrentamientos directos. Esta semana lo tiene difícil frente al Marino, pero posteriormente se medirá a Siero, Ceares, Gijón Industrial y Universidad, por lo que se podría decir que depende de sí mismo para continuar en Tercera un año más.

Realmente complicado lo tiene el Gijón Industrial, que, con 27 puntos, marca los puestos de descenso. Lo que se preveía una temporada ilusionante en el remozado Santa Cruz se convirtió desde las primeras jornadas en una auténtica pesadilla. A pesar de los fichajes veraniegos, el equipo nunca se encontró cómodo y en el banquillo ya ha habido dos dimisiones, la de Viti Amaro primero y la de Chiqui de Paz la pasada jornada.

Los cinco partidos que le restan a los fabriles son de aúpa. El conjunto gijonés se mide esta semana al líder Lealtad y posteriormente a L'Entregu, Llanera, Madalena Morcín y Condal. Sólo el último encuentro parece asequible. Los demás, serán ante rivales directos por la salvación y frente a equipos que están luchando en la zona alta de la tabla.

Penúltimo con 26 puntos es el Universidad de Oviedo, que tampoco tiene un calendario sencillo. Los ovetenses tendrán una tregua relativa en casa esta jornada frente al Llanes, un equipo que tiene ya imposible alcanzar la cuarta plaza, pero después deberán medirse a Lealtad, L'Entregu, Llanera y Madalena Morcín, un último choque liguero que podría ser de infarto. Dentro del paquete de candidatos al descenso también están Siero y San Martín, pero han dado un paso adelante.