Tres puntos de oro para el Avilés

Buru rechaza en una gran intervención el remate de Xavi Cencillo tras ganar la pugna a los centrales en el minuto 50. / DAMIÁN ARIENZA
Buru rechaza en una gran intervención el remate de Xavi Cencillo tras ganar la pugna a los centrales en el minuto 50. / DAMIÁN ARIENZA

El equipo de Castañón tuvo el partido bajo control con su ventaja, pero el gol del colista San Claudio sembró las dudas en los minutos finales | Nico Pandiani y Xavi marcan los tantos en un gran primer tiempo que dio paso a los apuros del segundo

NACHO GUTIÉRREZ OVIEDO.

Tenía que ganar y lo hizo, aunque fuera sufriendo. Real Avilés está un poco más cerca de la permanencia tras ganar (1-2) en su visita a un San Claudio abocado a la Regional Preferente. Los goles de Nico Pandiani y Xavi Cencillo hundieron al colista del grupo y dieron un balón de oxígeno al equipo de Juanma Castañón, que está seis puntos por encima del descenso con cuatro partidos por delante.

El Avilés se la jugaba ante un rival con la permanencia imposible y el equipo ayer vestido totalmente de blanco, toda una novedad por cierto, salió a por el partido llevando la iniciativa con ataques sin rédito protagonizados por Polo y Xavi. Hasta que a los 19 minutos el delantero catalán ganó con su porfía una falta a unos cinco metros del área que Nico Pandiani ejecutó con maestría llevando el cuero al fondo de la red por la escuadra. Un golazo para un jugador que crece.

Seguía atacando el Avilés y su presión adelantada puso en muchos apuros a los jugadores locales en su estilo de salir jugando en combinaciones. En una de esas, justo a la media hora, Xavi, Berto Laviana y Marcos pelearon por el balón, que acabó llegando a pies de David Pérez, quien conectó con Xavi. El delantero controló, se giró de espaldas a su par y con un toque sutil con la derecha burló la presencia del portero Buru. Un gol de gran calidad.

Con la doble ventaja el Avilés se tomó un respiro y camino del descanso el San Claudio reaccionó y tuvo dos opciones de marcar, en una falta de Carly repelida por Borja Piquero, que se lució después con una gran mano a disparo de Lucas con la izquierda en un saque de esquina jugado en corto.

Flojera y agonía

En la segunda parte el Avilés pudo sentenciar a los cinco minutos en un gran remate de Xavi con la zurda que rechazó el portero local en una gran intervención. Fue un espejismo porque el equipo de Castañón estaba perdiendo fuerza y sin llegar a pasar por situaciones de grave riesgo en sus dominios, la inercia del juego cambió y el partido se complicó del todo a los 60 minuto. Tras un córner se produce un barullo en el área sin que la defensa pueda sacar el balón, Gabri batió la portería avilesina con un disparo por raso dentro del área.

El cuarto de hora final fue una agonía para un Avilés agotado y nervioso por lo incierto del marcador mínimo y el empuje de un San Claudio que quería aplazar su descenso y del que tiraba Aarón, generador de varias jugadas y remates propios que por fortuna se fueron arriba. Con la lengua fuera, los jugadores avilesinos alzaron los brazos por una victoria que vale su peso en oro por la permanencia.

Y es que son puntos fundamentales porque en las dos próximas citas el Avilés tendrá difícil, no imposible claro, sumar ante el Covadonga y el Marino. La visita del conjunto ovetense, el máximo goleador del grupo al Suárez Puerta, será el domingo a las 17 horas.