«Hemos venido para poner el escudo del Real Avilés lo más alto posible»

Viti Amaro da instrucciones a sus jugadores en el partido de Copa Federación en Llanes./PABLO LORENZANA
Viti Amaro da instrucciones a sus jugadores en el partido de Copa Federación en Llanes. / PABLO LORENZANA

Viti Amaro afronta el reto del banquillo blanquiazul «con la mayor ambición, pero hay que ir paso a paso y veremos donde nos pone la competición»

NACHO GUTIÉRREZAVILÉS.

Tras un balance negativo en los resultados , aunque no tanto a nivel de sensaciones, el Real Avilés cerró el sábado pasado el calendario de partidos de preparación con su única victoria veraniega, frente al Marino de Luanco (2-0) en el tapete del Suárez Puerta.

Era la última prueba del técnico Viti Amaro con vistas al estreno del campeonato de Liga señalado el viernes a las 18.45 en el feudo avilesino con la visita del Covadonga de Oviedo. Y el entrenador blanquiazul no podía por menos que sentirse «satisfecho» con el ensayo. «Estuvimos bien. Se acerca el principio, lo que todos queremos, y ya se vieron cosas de lo que esperamos». El gijonés reconoce que la inferioridad numérica del Marino pudo ser determinante en el resultado: «Sabemos que influye muchísimo en el juego, pero competimos bien once contra once. Con la expulsión fuimos superiores, estuvimos más asentados en el campo. Estoy contento».

La victoria y las buenas sensaciones que dejó el equipo pueden «animar a la gente. Ganar a un equipo de superior categoría es un aliciente para la afición, que ojalá esté con el Avilés. De puertas adentro no deja de ser un partido en el que hemos ajustado más nuestro trabajo». Viti Amaro tenía claro el plan del sábado: «En este último ensayo queríamos competir el mayor tiempo posible, llegar al límite del esfuerzo de cada uno preparando el primer partido de liga. Y creo que las cosas salieron bien».

Para el responsable de liderar a pie de banquillo el primer equipo de Norte Proyectos, nuevo gestor del Real Avilés, la mejoría experimentada el sábado respecto a los choques anteriores, tiene que ver con «el paso de los días. Aquí somos todos nuevos y no entrenamos para vernos sino para ir mejorando cosas. El día a día tiene que darnos más empaque y poder hacer las cosas mejor cada vez. Hoy se ha visto un poquito más de lo que queremos del equipo». El gijonés reconoce que «empezar el 31 de julio y querer que todo salga perfecto con 16 chicos nuevos es difícil».

La acción del segundo gol puede ser un buen ejemplo de ese avance: «Ojalá. De la jugada me quedo con todo, la paciencia que tuvo el equipo para salir a la contra y la mezcla que hicieron Annunziata y Ramiro, que tienen mucha calidad y pueden hacer esas cosas». También hay que anotar el tanto de Borja Granda tras un saque de falta: «No habíamos estado acertados a balón parado y hoy lo hemos encontrado. Es cierto que Diego nos ayuda mucho en ese aspecto por su altura. A pelota parada podemos ser peligrosos porque hay gente que la pone muy bien y jugadores fuertes por arriba».

El estilo de juego que quiere marcar Viti Amaro pasa por buscar más la combinación que el juego directo, si bien eso tiene matices: «Lo que quiero es eso, pero no vamos a ser los más románticos del mundo. Lo que queremos es ganar y creemos que así vamos a ganar más veces que perder, pero haremos lo que nos pida el partido en cada momento y si alguna vez cae un pájaro caerá y si Annunziata tiene que hacer faltas las hará aunque esa no es su virtud. Tenemos que llegar a ser un equipo competitivo».

Un Avilés al que aún le faltan algunas piezas, sobre manera en la delantera. Viti Amaro subraya que «con Diego estamos felices y tenemos una plantilla compensada. Pero si el mercado nos pone algo a tiro... Somos 19 y todo es valorable. Tenemos gente que juega en distintas posiciones, pero es cierto que quizás nos falte algo arriba».

A cinco días del inicio del campeonato, Viti Amaro asume que los objetivos del Real Avilés tienen que ser máximos: «Este escudo debería estar lo más arriba posible y para eso hemos venido. Lo vamos a intentar, pero vayamos poco a poco, a ver donde nos pone la competición. Vamos a ser ambiciosos y de momento el primer objetivo es ser mejor que el Covadonga y ganar el primer partido. A partir de ahí, paso a paso». Un primer rival que «será una prueba muy complicada. Ellos llevan varios años entre los mejores equipos del grupo y asumimos el reto de competir al mejor nivel para superar el reto de sumar los tres puntos».

Ofrenda aplazada

Con las ideas claras, el técnico gijonés dirigió ayer la segunda sesión de la semana del estreno liguero en la que no se registraron novedades sobre lo previsto. El trabajo para hoy se traslada al Suárez Puerta y mañana cierre del trabajo en La Toba.

La noticia de ayer pasaba por el aplazamiento de la ofrenda a la Virgen de La Luz, prevista para este mediodía y que se llevará a cabo finalmente el martes, con un posterior almuerzo en La Cantina de Villalegre, colaborador del club en los últimos años.