La afición se vuelca con el Real Oviedo

Con las pancartas en segundo plano, Alfonso Herrero y Forlín se dirigen al campo de entrenamiento. / ELOY ALONSO

El Requexón con dos pancartas de apoyo «Ganaremos juntos», proclama una de los mensajes escritos por Symmachiarii | Al igual que el pasado 27 de marzo tras la derrota en el derbi, los jugadores se encontraron en

I. ÁLVAREZ OVIEDO.

La afición y los jugadores del Real Oviedo reman juntos en el tramo final de temporada. Al igual que había ocurrido la mañana del pasado 27 de marzo, tras la derrota en el derbi asturiano contra el Sporting en Gijón, los seguidores azules reiteraron su apoyo al equipo, plasmado a través de mensajes de ánimo en dos pancartas situadas en El Requexón.

«Ganaremos juntos, afición + equipo», señala una de ellas. En la otra, se alude a la trascendencia del choque en el Carlos Tartiere este fin de semana frente al Córdoba. «Todo pasa por este domingo. Ganar», proclama el mensaje firmado por el Grupo Symmachiarii, que minutos después del comienzo del entrenamiento publicó esa muestra de apoyo en su cuenta de Twitter reforzando el mensaje. «Son 8 partidos para luchar por el objetivo», apostillaron.

Aprovechando el carácter festivo de la jornada, el público del entrenamiento dirigido por Juan Antonio Anquela se incrementó de forma notable respecto a semanas previas. En El Requexón se dieron cita una nutrida representación de niños, que aprovechando su período vacacional pudieron obtener los autógrafos de los jugadores de la primera plantilla azul a la conclusión de la sesión. Inmersos en el tramo decisivo, el vínculo entre los jugadores y la grada permanece fuerte, como expuso esta semana el guardameta Nereo Champagne. «Nosotros tenemos un plus», aseguró el arquero argentino.

Más Real Oviedo

Una comunión con la grada que contrasta con la desazón que acompaña al próximo rival azul, el Córdoba, con escasas opciones de poder eludir el descenso. El entrenador del cuadro califal, Rafa Navarro, definió ayer al Oviedo como «un equipo fuerte, que está construido para jugar la fase de ascenso a Primera División» y «tiene juego por fuera y juego por dentro».