Anquela ensambla la dupla en la zona ancha

Javi Muñoz y Ramón Folch, durante el amistoso ante el Covadonga. / ELOY ALONSO
Javi Muñoz y Ramón Folch, durante el amistoso ante el Covadonga. / ELOY ALONSO

Con un doblete de Joselu, los azules iniciaron la remontada ante el conjunto que dirige Fermín Álvarez, al que golearon por 5-1 | Ante la baja de Tejera, el jienense ajusta los automatismos entre Folch y Javi Muñoz en el amistoso ante el Covadonga

I. ÁLVAREZ OVIEDO.

Con el Covadonga como amistoso adversario, Juan Antonio Anquela programó ayer un ensayo general de cara al encuentro liguero del domingo en el Carlos Tartiere. Sin Tejera a su disposición por acumulación de cartulinas amarillas, el entrenador del Real Oviedo aprovechó la mañana de ayer para preparar su relevo ensamblando la sociedad en la medular azul formada por Ramón Folch y Javi Muñoz.

El centrocampista de Reus y el parleño mostraron su buena sintonía sobre la parcela ancha e incluso dejaron su huella anotadora en un amistoso en el que los oviedistas le dieron la vuelta al marcador, inaugurado con una tempranera diana de Jandro. Anquela ordenó a su equipo en torno al dibujo táctico de tres centrales, con Forlín, Alanís y Christian Fernández custodiando las espaldas de Diegui Johannesson y Mossa.

Con Champagne bajo palos de inicio, flanquearon a Ibrahima Saúl Berjón desde la izquierda y por la derecha Joselu, que mostró su olfato goleador por partida doble. El de Cartaya cabeceó de forma académica primero un gran servicio de Mossa desde el costado zurdo y remachó a la red desde el interior del área minutos más tarde una buena acción combinativa.

Los oviedistas desarbolaron el entramado defensivo del Covadonga con ataques fluidos que permitieron perforar la portería defendida por Iván Torres en cuatro ocasiones antes del ecuador del ensayo. Javi Muñoz culminó una buena acción individual con un remate al palo largo desde la frontal y Ramón Folch también vio puerta tras finalizar un contragolpe con un derechazo cruzado. Con el mismo esquema, Anquela remozó su equipo tras el descanso y solo repitió Forlín, que adelantó unos metros su posición para formar pareja en la medular con Jimmy en un ensayo en el que Toché también perforó la meta rival.