«Lograr tres victorias seguidas sería la repera. Para ello hay que pelear y correr»

«Lograr tres victorias seguidas sería la repera. Para ello hay que pelear y correr»
Juan Antonio Anquela, con su libreta, en el entrenamiento de ayer en El Requexón. / ELOY ALONSO

Anquela asegura sobre las lesiones del Real Oviedo que, a veces, llegan por «ir al límite», tal y como requiere una competición tan igualada

RAMÓN JULIO GARCÍAOVIEDO.

El discurso de Juan Antonio Anquela no varía cada semana, con insistencia machacona en la necesidad de afrontar cada partido con la máxima intensidad y compitiendo por cada balón. El técnico del Real Oviedo volvió ayer advertir de las dificultades que mañana presentará el Extremadura y la obligación de los suyos de «pelear y correr» para tratar de lograr una victoria que sería la tercera consecutiva del equipo azul. En caso de que eso sucediera, sería «la repera», tal y como afirmó el entrenador azul.

Además, Anquela apuntó la necesidad de mantener la calma con los lesionados, en especial con Saúl Berjón, sobre todo teniendo en cuenta que los que están saliendo en su lugar responden y ofrecen un buen nivel competitivo.

El técnico del Oviedo no quiere pensar demasiado en la clasificación y tiene claro que lo importante son las victorias: «Lo único que interesa es sumar. Si lo haces, recortarás. Por eso vamos a intentarlo». Pero el jienense advirtió de antemano sobre lo complicado que les va a resultar hacerlo. «Sabemos las dificultades que nos vamos a encontrar», indicó, e insistió en que «como no estemos preparados para competir, tendremos muchos problemas».

Más Real Oviedo

El entrenador del Extremadura, Rodri, dijo ayer que los azules, por los partidos que ha visto, merecerían tener más puntos. La respuesta de Anquela a esta afirmación fue clara: «Ya me gustaría a mí, pero los puntos que uno tiene son los que hay». También comentó que no sirve de nada pensar en lo que ha sucedido hasta ahora: «Si te quedas mirando atrás, mal vas. Hay que ir a competir. Sin competir, ni empatamos».

Con lo que está satisfecho el técnico es con el trabajo que viene haciendo el grupo y comentó que, con los datos que maneja, «en 17 o 18 partidos hemos hecho esfuerzos de máxima intensidad por encima de los rivales», algo que, según afirmó, le «enorgullece» puesto que entiende que «hay que ir al límite y ese es el único camino. Si cae uno, otro guerrero saldrá».

Uno de los problemas que ha tenido el Real Oviedo en algunas fases del campeonato ha sido el hecho de que los rivales le han marcado goles sin haber generado muchas oportunidades. «Ha habido partidos en los que nos meten goles buenos, imparables. También concedimos a balón parado», hizo hincapié Anquela, para asegurar después que «la explicación es esa, que nos han llegado poco. Intentamos trabajarlo, mejorarlo».

«Suerte o acierto»

Anquela no oculta la importancia de encadenar el tercer triunfo consecutivo -«lograr tres victorias seguidas sería la repera, muy importante»-, pero para ello repitió, una y otra vez, que «hay que jugar, competir. Pelear y correr. Si no lo hacemos, tendremos muchos problemas y no tendremos ninguna opción». Lo que no ocultó es que también hay que tener «suerte o acierto» ya que «todos los equipos estamos muy parejos y todos los partidos son muy parejos».

Por todo ello, Anquela quiere que el Real Oviedo, lo primero, logre «los puntos que hay que sumar» y eso pasa por afrontar cada encuentro conscientes de las dificultades que planteará el rival: «Hay que ir preparados para lo que nos vamos a encontrar, con el mono de trabajo desde el primer minuto».

Vaciar la enfermería

Uno de los problemas que se está encontrando el Real Oviedo es el elevado número de lesiones que tiene, en algunos casos de jugadores claves - «espero que vayamos recuperando gente y acabe este mal»-, aunque lo asume porque «esto es fútbol y hay que aguantarlo como viene. «No es cuestión de una semana, llevamos mucho tiempo así, con problemas», explicó. Con todo, dejó claro que «el que sale lo hace bien. Intentamos minimizar los daños».

El entrenador reconoció que es un problema que le preocupa y por eso dijo que están analizando las causas, aunque considera que «es un mal generalizado en muchos equipos. A este nivel que se requiere, se compite al límite».

Respecto a casos concretos, dijo que Ibrahima y Forlín «están bastante mejor» y sobre Saúl Berjón comentó que «va despacito, vamos tranquilitos. Esperemos que se recupere porque es muy importante». En este caso explicó que el jugador hizo «un esfuerzo grande por jugar un partido porque él no se borra nunca» y que «debería haber dado un paso atrás en ese partido, pero quiso forzar». Además, se trata de un jugador que «tiene piernas fuertes y, cuando no está bien, no debe jugar».

También se refirió a Viti, sobre el que indicó que la lesión es «poca cosa, pero hay que cuidarlo y mimarlo» y reveló que antes del partido ante el Tenerife le preguntó y el jugador dijo que tenía un poco de miedo. Por eso decidió que no jugara, para evitar riesgos, y ahora «que vuelva como tiene que volver».

Síguenos en:

 

Fotos

Vídeos