Real Oviedo | Anquela: «Podemos rebatir a cualquiera»

Anquela: «Podemos rebatir a cualquiera»
Anquela observa la última sesión antes de poner rumbo a tierras baleares. / SEMEYAPRESS

Anquela señala que «lo único que se le puede pedir a este equipo es que se deje las narices cada domingo»

IVÁN ÁLVAREZOVIEDO.

Fiel a su discurso, Juan Antonio Anquela volvió a combinar la satisfacción global por el rendimiento de su equipo en las últimas semanas con ese estado de alerta permanente al que alude con asiduidad. El entrenador del Real Oviedo, que reiteró que la principal exigencia al conjunto que dirige tiene que ir relacionada con el derroche en el esfuerzo, reconoció que los inquilinos de las primeras posiciones de la tabla han dado esta temporada un estirón competitivo que hizo extensible a los perseguidores azules.

«Los de arriba no ceden porque son muy buenos», señaló el experimentado técnico jienense, que aseguró que a la estela del conjunto carbayón en la tabla clasificatoria se encuentran «equipos muy importantes» inmersos en «una pelea constante» en la que ve capacitados a los suyos para contrarrestar la fortaleza de sus adversarios. «Lo único de lo que nos tenemos que preocupar es de competir. Nosotros cuando competimos podemos rebatirle a cualquiera. Esa es mi única manera de entender esto», proclamó el preparador azul.

Más Real Oviedo

Desde esa perspectiva afrontará mañana un choque ante un Mallorca que, a su juicio, «minimiza al rival a base de trabajo, de orden y de jugar bien al fútbol. «Tiene muchas cosas, gente rápida, gente grande, balón parado... todo lo que un equipo de Segunda requiera para competir», expuso Anquela, que espera que su equipo no otorgue concesiones ante un rival que «no regala absolutamente nada» y quitarse de forma definitiva el regusto amargo por «los últimos diez minutos» del choque ante el Lugo, en el que considera que sufrieron las consecuencias de sus errores.

«Se nos escapó un partido que debíamos haber cerrado un poco antes. No lo hicimos y esto es la Segunda División», afirmó el andaluz, que indicó que el gol del Lugo se produjo porque los azules cometen «un error brutal» y aseguró que toda la lectura del choque hubiese cambiado si Omar Ramos materializase el mano a mano con el portero visitante en la recta final del choque para lograr el gol que sentenciase la victoria. «El equipo en líneas generales ese partido lo tuvo que ganar porque tuvo ocasiones muy claras», lamentó el técnico oviedista, que recordó las diferencias en el desenlace del duelo respecto a los precedentes en contextos similares: «Acabamos el partido con un córner en contra, con 1-1, cuando los demás días lo acabamos con córner a favor y en la esquina lo matamos».

La implicación de Viti

En ese choque ante los lucenses de la pasada jornada regresó a la titularidad casi dos meses después Viti, que mostró un buen rendimiento y recibió ayer los elogios de su entrenador. «En Viti he tenido mucha confianza siempre. El año pasado en pretemporada me gustó, veía que podía aportar a nuestro equipo. Su problema han sido las lesiones y la falta de continuidad», señaló el técnico azul, que añadió que el canterano «da todo y a la persona que da todo se le perdonan las demás cosas». «Ese es el camino. Quiero gente así, implicada y que se deje todo por el equipo», remachó el jienense, que señaló que no se fija en el 'golaveraje' particular con el Mallorca, pero no obvió la importancia de una «circunstancia» que la temporada pasada les privó de disputar el 'play off' en beneficio del Numancia.

Con varias piezas fundamentales de sus alineaciones como Tejera y Carlos Hernández apercibidos de sanción, Anquela admite que es una situación que «preocupa», pero insta a «convivir» con ella como han hecho con las bajas a lo largo de la temporada. «A este equipo lo único que hay que pedirle es que se deje las narices cada domingo, que pelee y que juegue al fútbol dentro de lo que puede. En algunas fases lo hemos hecho bastante bien», proclamó el jienense, que puso como ejemplo las remontadas de esta semana en Champions para recordar que en el fútbol «nadie es superior a nadie».

Síguenos en: