Anquela: «En tres minutos tiramos el trabajo de mucho tiempo»

Anquela: «En tres minutos tiramos el trabajo de mucho tiempo»

El técnico azul, que indicó que afrontaban el duelo con la ilusión de dar «un paso importante», achacó la derrota a los errores y la falta de claridad ofensiva

Iván Álvarez
IVÁN ÁLVAREZ

El Real Oviedo vio frenada su racha de tres jornadas invicto con su primera derrota en el Carlos Tartiere desde el 8 de septiembre. Juan Antonio Anquela, que aludió en varias ocasiones a que los azules encaraban el partido con «mucha ilusión» y con la convicción de que podían «dar un paso importante», achacó el tropiezo a los errores defensivos y a la falta de «clarividencia en los metros finales».

«Lo hemos intentado de todas las maneras posibles, pero no ha podido ser», lamentó el entrenador oviedista, que indicó que tras un buen inicio fructificado con un «gol muy bonito» los azules no gestionaron de forma adecuada el choque y permitieron la reacción del Almería. «Hemos concedido terreno y un centro en el primer gol que no debemos permitir. El segundo fue un tiro desde la frontal y luego ha sido un querer y no poder», resumió el técnico jienense.

«En tres minutos hemos tirado el trabajo de mucho tiempo», apostilló el preparador andaluz, que echó en falta «triangular un poquito más», pero recordó que «no es fácil atacar» a un equipo como el Almería, «que ha concedido poco». «El revés ha sido grande, pero no queda otra cosa que levantarse», explicó el técnico, que calificó la derrota como «un paso atrás».

«Teníamos mucha ilusión puesta en este partido, creía que podíamos dar un paso importante. No solo no lo hemos dado, sino que hemos quedado un poco estancados», explicó el capitán de la nave azul, que respecto a la brecha que se puede abrir en la parte alta de la clasificación señaló que «queda mucho», pero recordó que «en el fútbol lo único que interesa es el presente».

Anquela, que no tiene reproches al sacrificio realizado ayer por sus jugadores, indicó que el debutante Omar Ramos salió «en un momento difícil en un sitio complicado» y respecto a su rol en el futuro indicó que espera «que aporte». El jienense, que no se escudó en las bajas, sonrió de forma irónica al referirse a la expulsión de Javi Hernández y se mordió la lengua para no valorar las decisiones arbitrales. «No tengo que hablar de esto. Si hablas, luego dices cosas de las que te puedes arrepentir y luego pueden ir contra ti», afirmó antes de señalar que es consciente de la dificultad de dirigir un partido, pero también de que «un árbitro no puede desquiciar a un equipo». «Tienen que saber lidiar con la situación. Por momentos nos desquició. Aunque es culpa nuestra, porque estábamos avisados», indicó.

 

Fotos

Vídeos