Christian Rivera, el último salto del filial oviedista a la Primera División

Christian Rivera. /  M. ROJAS
Christian Rivera. / M. ROJAS

El centrocampista buscó minutos lejos de Oviedo en la 2016-2017 tras ser el jugador del B con mayor peso

M. SUÁREZOVIEDO.

El de Christian Rivera fue el último salto de un jugador con ficha del filial a la Primera División. El asturiano, que debutó en Segunda B con el conjunto carbayón, solo disputó un encuentro con el primer equipo en toda la temporada, pero le valió la confianza para seguir formando parte de los planes del club tras el ascenso a la categoría de plata. El centrocampista cuajó muy buenos números con el Real Oviedo en la temporada 2015-2016, pero, tras no alcanzar un acuerdo, decidió buscar su oportunidad lejos y en Primera: en Eibar.

El pivote fue, hasta esta misma temporada, el futbolista del B que mayor confianza tuvo por parte del cuerpo técnico del primer equipo tras la vuelta al fútbol profesional.

Esos números, con 588 minutos repartidos en 12 partidos -cuatro de ellos como titular- son ampliamente superados ahora por otro mediocentro que, en este caso, «cumplió un sueño» al firmar hasta 2022 como carbayón y con ficha del primer equipo. Ese sueño era el de Jimmy Suárez.

Son sus cifras las únicas que han sido capaces de superar con creces a las del gijonés al disputar 300 minutos más en dos partidos menos y saliendo de inicio en los diez que disputó. También marca la pauta en cuanto a protagonismo la eclosión de Viti esta temporada. El extremo, que también actúa de lateral, venía teniendo minutos, pero nunca antes como esta campaña.

El mismo año que Rivera batía los registros tras la vuelta a Segunda, el de Laviana le seguía con 155 minutos repartidos en tres partidos, dos de ellos como titular y uno de ellos completo. Las lesiones han sido su particular batalla para tener continuidad, y este último año le respetaron.

Con Hierro no hubo oportunidad para Viti, pero sí con Anquela, que le dio casi 100 minutos en su primer año como técnico. Esa confianza se ratificó esta, en la que ha superado ampliamente los 700 minutos y los registros del propio Rivera.