Edu Cortina y la polivalencia de Forlín completan el abanico

I. Á. OVIEDO.

Con el triángulo en la medular afianzado en el dibujo táctico, Juan Antonio Anquela cuenta con dos alternativas para suplir a los cuatro mediocentros de la primera plantilla azul. La primera, a la que recurrió tanto el pasado martes en la Copa del Rey en tierras baleares como el domingo en Lugo, surge de la cantera. Avalado por su buena pretemporada y su esfuerzo en el trabajo diario, Edu Cortina logró cumplir su sueño de estrenarse con el primer equipo del Real Oviedo en competición oficial.

El jienense sigue con mimo, muy de cerca, su progresión. «Muy bien, ni un puto error tácticamente», le elogió entre aplausos ayer tras el buen hacer del joven ovetense en el ejercicio de cabecera para perfeccionar los automatismos empleado por el preparador andaluz. Satisfecho con su rendimiento, cuando no le incluya en sus convocatorias le dará la opción de seguir madurando en Segunda B, ya que siempre ha expuesto que lo importante es que acumule minutos de competición.

La otra opción, de carácter más defensivo, pasa por incluir a Forlín como pivote posicional. Sin embargo, la baja de Carlos Hernández resta enteros a la posibilidad de que el técnico jienense recurra a esa variante en las próximas semanas.

 

Fotos

Vídeos