Cruel castigo para el Real Oviedo

Cruel castigo para el Real Oviedo
Ález Piña

Un grave error de Champagne en el añadido arrebata dos puntos al Oviedo

R. J. GARCÍAOviedo

Un error de Champagne en el tiempo añadido hizo que los azules dejaran escapar dos puntos del Carlos Tartiere. Antes, los de Anquela se habían adelantado en el marcador con un buen gol de Ibrahima, después de un partido de más pelea que juego por el estado del terreno de juego, en el que los locales dispusieron de más ocasiones de gol que el rival. La alineación azul solo registró un cambio en relación con el pasado domingo ante el deportivo, que fue la presencia en el carril izquierdo de Javi Hernández en sustitución de Mossa. Se mantuvieron en el once el central Forlín y el centrocampista del filial Jimmy.

Lo primero que tuvieron que hacer los equipos tras el pitido inicial fue tratar de adaptarse a un terreno de juego que en algunas zonas, por las fuertes lluvias de la previa, presentaba charcos que impedían que circulara el balón y provocaban resbalones de los jugadores.

1 Real Oviedo

:Champagne; Carlos Martínez (Toché, min.69), Forlín, Alanís, Christian Fernández, Javi Hernández; Folch, Jimmy; Bárcenas (Diegui Johannesson, min.87), Joselu (Ibrahima, min.65)y Saúl Berjón.

1 Las Palmas

Raúl Fernández; Eric, Deivid (Fidel, min.81), Aythami, De La Bella; Álvaro Lemos, Javi Castellano, Timor, Galarreta (Srnic, min.87), Momo (Rafa Mir, min.58); y Rubén Castro.

GOLES
1-0: min.80, Ibrahima; 1-1: min.90+1, Rafa Mir
árbitro
As Reig, del Comité Valenciano. Mostró tarjeta amarilla a Carlos Martínez, por parte de los locales y a los visitantes Timor y Galarreta.
Incidencias
Noche fría y lluviosa, el terreno de juego acusó la cantidad de agua caida. En las gradas cerca de un centenar de aficionados de Las Palmas. Al término del encuentro hubo fuegos artificiales para celebrar el aniversario.

Los de Anquela tomaron pronto el control del encuentro y proponían bastante mas que Las Palmas, además de presionar desde arriba la salida de balón, lo que hacía que los insulares solo buscaran la portería de Champagne con balones largos, sencillos de resolver para los locales.

Más Real Oviedo

Un lanzamiento de falta de Bárcenas y un disparo de Javi Hernández, que en las dos ocasiones salieron por encima del larguero, fueron las primeras aproximaciones a las áreas por parte de los dos equipos. Sin embargo fue más clara la oportunidad que tuvo Carlos Martínez, en un balón rebotado en un defensa al que no llegó por poco.

Los azules encontraron un camino hacia la portería de Raúl Fernández, la banda derecha, con las incorporaciones de Carlos Martínez, que aprovehaba los espacios que Bárcenas le dejaba yéndose a centro. E carrilero llegó varias veces con peligro, pero sus centros no acababan de encontrar un compañero. El que más cerca de hacerlo estuvo fue uno a Javi Hernández, que no llegó por centrímetros, cuando se encontraba al borde del área pequeña.

En la izquierda pasaba algo parecedido, aunque Javi Hernández llegaba con menos frecuencia, aunque si aparecía en zona de remate, pero sin fortuna.

El partido no tenía ritmo, el campo no lo permtía, y la única forma de acercarse a las áreas era con balones colgados desde los costados. Además de Carlos Martínez Saúl Berjón lo intentó en un par de ocasiones, pero sin fortuna en el último pase.

Las Palmas trataba de tener más jugadores en el centro del campo y sobre todo por dentro, lo que dificultaba mucho que Folch o Jimmy pudieran avanzar por ahí y encontrar compañeros.

Al final del primer tiempo el conjunto azul pisó mucho más el área rival que los amarillos, pero sin ser capaz de transformar alguna de las ocasiones.

Tras el descanso, con el campo cada vez peor por la acumulación de agua que cada vez afectaba a más zonas, el partido se iba convirtiendo en un ejercicio de equilibrio para los jugadores y de fuerza. Los azules comenzaron otra vez tratando de imponer su juego y a base de empuje ganaban metros hacia la portería rival, pero allí había pocos efectivos por delante del balón y no acababan de llegar las oportunidades.

Las Palmas tuvo unos minutos de alivio en los que dispuso de su ocasión más clara, en una falta lejana que Deivid remató al poste. También Champagne tuvo que detener un remate de De La Bella tras un saque de esquina.

El primer cambio de Anquela fue para dar entrada a Ibrahima por un agotado Joselu, mientras que pocos minutos después se produjo otro cambio, esta vez más ofensivo, ya que Toché entró por el defensa Carlos Martínez.

Al entrar en el último cuarto de hora el partido se rompió y entre que las fuerzas flaqueaban y el campo empeoraba, el partido era una sucesión de fallos que aprovechó el Oviedo gracias a la insistencia de Ibrahima. El senegalés peleó un balón con Raúl Fernández, que había salido del área y marcó con un ran gol.

Las Palmas desde entonces se trató de volcar sobre la portería local, pero apenas fue capaz de crear peligro y los azules se defendían con orden y apenas pasaban por momentos de apuros.

Sin embargó en el primer minuto del descuento un disparo sin aparente peligro de Rafa Mir, fácil para Chapagne, se le coló entre las piernas al portero y volaron dos puntos del Carlos Tartiere.