«Despacito y con buena letra» con Saúl Berjón

El técnico azul asume que al vaciarse la enfermería «empiezan las injusticias» con los descartes en sus convocatorias

OVIEDO.

De regreso a la competición el pasado domingo en el Carlos Tartiere después de que unas molestias le dejasen fuera del choque en el Carlos Belmonte contra el Albacete, Saúl Berjón continúa con su proceso para adquirir el ritmo competitivo perdido con el trimestre que se vio obligado a permanecer en el dique seco. Una reintegración que Juan Antonio Anquela gestiona con cautela, en consenso con el extremo ovetense.

«Queremos ir despacito y con buena letra, como vulgarmente se dice. Hay que estar tranquilos y él irá diciendo cómo se encuentra», confesó ayer el entrenador jienense, que recupera para el encuentro de mañana a Ramón Folch, una pieza fundamental en sus alineaciones, después de cumplir su partido de sanción por acumulación de cartulinas amarillas.

En una temporada en la que el conjunto carbayón se ha visto afectado por una continua plaga de lesiones que se han cebado con una plantilla corta, por primera vez en muchos meses el técnico azul tiene a su disposición a todos sus hombres excepto a Carlos Martínez y se vio obligado a efectuar un descarte por decisión técnica. «Ahora empiezan las injusticias, porque considero que al que deje fuera es una injusticia», asumió el experimentado técnico andaluz, con un dilema para confeccionar la lista de convocados. «Tenemos que medir qué es lo que necesitamos y siempre habrá un damnificado», señaló.