«Me llevaron a un hueco debajo de una escalera para que quitara la sudadera que llevaba»

«Me llevaron a un hueco debajo de una escalera para que quitara la sudadera que llevaba»

Joana Fernández relató como las hicieron quedarse en sujetador a las puertas de El Molinón para retirarles las sudaderas y camisetas

R. J. G.OVIEDO

El partido de ayer dejó algunas imágenes que indignaron a la afición oviedista. En especial las de los cacheos a algunas chicas para acceder al estadio que se quedaron en sujetador en las puertas del campo.

Una de las afectadas fue Joana Fernández, tesorera de la Aparo, que aseguró a EL COMERCIO que el trato que recibieron por parte de la seguridad de El Molinón fue «arbitrario y abusivo».

Joana explicó que cuando llegó a El Molinón se encontró con dos aficionadas en sujetador, ante lo que advirtió que ella «no me desnudaba allí y me llevaron a un hueco debajo de una escalera para que quitara la sudadera que llevaba». También relató que ella llevaba una camiseta con el lema «Oviedo por todo y ante todo», que explicó pertenece a Fondo Norte «sobre la que no hay ninguna prohibición, por eso creo que fue arbitrario y abusivo». Además, explicó que llevaba la sudadera al revés para que no se viera la leyenda de la misma durante el partido.

Más información

También reconoce que el caso de las chicas «fue más escandaloso, pero también hubo muchos chicos a los que les pasó lo mismo», en este sentido asegura que presenció como «a un aficionado se le intentó quitar una camiseta con el lema ´Yo no abandoné al Oviedo en Tercera´, que claramente no incumple ninguna norma de seguridad».

En el transcurso del registro al que fue sometida, Joana, relató que a los responsables de seguirdad se les cayó su móvil y se rompió la pantalla, algo que entiende como un accidente sin más, pero motivado por el exceso de celo empleado para revisar unas mochilas que ya habían pasado los pertinentes controles en Oviedo antes de acceder a los autobuses.

La conclusión de lo sucedido fue que las otras dos chicas tuvieron que acceder al estadio con sujetador y chubasquero como únicas prendas, aunque luego otros aficionados les prestaron alguna prenda de abrigo para el partido. Ante lo que Joana aseguró que les comentaron que «si quedábamos en sujetador era nuestro problema».

Además, también se les amenazó con sanción o expulsarlas del estadio, «no nos dieron mucha opción al diálogo» explicó la tesorera de la Aparo, que aseguró que han puesto el caso en manos de los abogados para que decidan las medidas a tomar para tratar y la posibilidad de interponer una demanda.