El directivo Luis Oliveira, candidato a la presidencia del equipo femenino

Luis Oliveira, en el Díaz Vega. / MARIO ROJAS
Luis Oliveira, en el Díaz Vega. / MARIO ROJAS

Quiere dotar al club de un «crecimiento progresivo» y una estabilidad que ya inició en la directiva con la ex presidenta, Bea Álvarez

M. SUÁREZOVIEDO.

La de Luis Ángel Oliveira (Luarca, 1973) es la segunda candidatura que se presentó en plazo a las elecciones para presidir el Real Oviedo femenino.

La decisión, que será tomada por los socios el próximo 15 de octubre, está entre la propuesta de Jose Moro y la de Oliveira, que forma parte de la directiva que encabezaba la ahora Directora General de Deportes del Principado, Beatriz Álvarez.

De hecho el propio Oliveira apuesta por un proyecto basado en el trabajo realizado hasta ahora. «La idea es dar estabilidad al club y continuidad al proyecto puesto en marcha, pero entendiendo la continuidad como crecimiento progresivo del fútbol femenino. Como oportunidad de mejora», explicó el candidato.

Oliveira señaló que está en contacto con los diferentes estamentos del club para ver qué mejorar o en qué focalizar esfuerzos, algo que ya está avanzado a la hora de mantener las buenas relaciones con las instituciones y patrocinadores con los que el club ya cuenta esta temporada.

«Pretendemos profesionalizar la gestión del club en los ámbitos en los que no esté. Hay que mejorar para crecer y eso pasa por incorporar a profesionales que hay en nuestra masa social, comprometidos y con los valores del club. También personas del mundo empresarial y figuras del club que hayan sido importantes, incluyendo una gran representación femenina» avanzó Oliveira, ingeniero y docente universitario de profesión.

Detrás del candidado a la presidencia del club hay «responsabilidad y sentimiento» a partes iguales, sobre todo porque su prioridad es garantizar «la mejor opción» para una temporada ya iniciada y hacerlo en un club en el que juegan sus hijas y con el que está muy sensibilizado.

«Pude ejercer también de delegado y ves la seriedad y la ilusión con la que lo afrontan. Cualquier niña que quiera debe tener la oportunidad de jugar con unas condiciones mínimas de calidad. Hay 11 equipos y más de 170 jugadoras, para hacer frente a todas las necesidades se nos hace indispensable crear la figura de un director deportivo», explicó un Oliveira que con el primer equipo aboga por dar «pasos firmes y seguros» en su avance hacia la profesionalización.

La permanencia del B resultará vital para crear otro equipo cadete en regional, y otro de los objetivos marcados por Oliveira es el de promover «acciones concretas» que favorezcan la captación de efectivos para el fútbol base.