Real Oviedo | Egea medita cambios por primera vez

Egea da instrucciones a sus jugadores durante en el entrenamiento de ayer en El Requexón. / ELOY ALONSO
Egea da instrucciones a sus jugadores durante en el entrenamiento de ayer en El Requexón. / ELOY ALONSO

El técnico mantendrá el 4-4-2 de las jornadas anteriores, pero puede incluir alguna novedad en el once titular | El entrenador del Oviedo hizo ayer pruebas con Mossa en el lateral izquierdo y también con Viti en la derecha del centro del campo

RAMÓN JULIO GARCÍA OVIEDO.

Desde su regreso al banquillo del Real Oviedo hace dos jornadas, Sergio Egea ha mantenido su idea y ha repetido sistema y alineaciones. El técnico esta semana parece que se mantendrá fiel a su criterio, es decir al 4-4-2 que ha instaurado en el equipo, pero se plantea algunos cambios en cuanto a nombre. En cualquier caso, no será hasta los entrenamientos de hoy y mañana, a puerta cerrada, cuando perfilará definitivamente el once que se enfrentará el lunes al Málaga en un partido clave para los azules en sus aspiraciones de meterse en la zona de 'play off'.

La llegada del argentino al banquillo azul ha supuesto un cambio de estilo en el conjunto, con un planteamiento más ofensivo y encaminado a tener más protagonismo en los partidos. La vuelta a la defensa de cuatro, que ya había utilizado Juan Antonio Anquela, y la presencia de dos delanteros en ataque han sido las novedades del nuevo técnico azul.

En el entrenamiento de ayer, Sergio Egea volvió a insistir en el 4-4-2, pero en algunas fases de la sesión utilizó en el lateral izquierdo a Mossa, en sustitución de Christian Fernández, mientras que en la banda derecha del centro del campo Viti ocupó por momentos la plaza del panameño Yoel Bárcenas.

En cualquier caso, lo más probable es que el entrenador apueste por mantener la confianza en los que venían jugando. En el encuentro ante el Almería, además del triunfo, el equipo ofreció una buena imagen, mientras que, en el último contra el Granada, la primera mitad también dejó buenas sensaciones. En el inicio de la segunda el equipo tuvo más problemas, aunque en la fase final volvió a mandar en el encuentro, logró el empate y dispuso de varias ocasiones de gol claras para poder haberse llevado los tres puntos.

Mantener la confianza en el equipo con el que empezó no es algo nuevo esta temporada, ya que Anquela repitió el once inicial en las tres primeras jornadas de Liga, en todas ellas con defensa de cuatro como ahora hace Egea. El anterior inquilino del banquillo azul apostó en el inicio de temporada por un 4-3-3, formando con una alineación compuesta por Alfonso, en la portería, y una defensa integrada por Diegui Johannesson, Carlos Hernández, Christian Fernández y Mossa. La diferencia con el dibujo actual aparece en el centro del campo, donde, al no poder contar con Folch, lesionado, alineó a Tejera, Javi Muñoz y Boateng.

Más Real Oviedo

El ataque estaba formado entonces por las dos bandas en las que también confía Anquela: Bárcenas, por la derecha y Saúl Berjón, por la izquierda. El delantero elegido por Anquela fue Toché, ya que tanto Joselu como Ibrahima se habían incorporado tarde a la pretemporada. Ese once de la primera jornada de Anquela, ante el Extremadura, se mantuvo en las dos siguientes jornadas frente al Córdoba y también ante el Cádiz.

En la cuarta jornada llegó el primer cambio en el once con la entrada de Joselu, en sustitución de Toché, como referencia ofensiva. Fue en el partido ante el Zaragoza en el Carlos Tartiere, en el que los maños infringieron un serio correctivo a los ovetenses (0-4). En la siguiente jornada, ante el Lugo, Folch, entrenó por Tejera, lesionado, pero con el mismo dibujo.

Sergio Egea ya lleva tres semanas con sus nuevos jugadores y, pese a los ensayos de ayer, podría optar por dar continuidad al once que en las dos últimas jornadas le permitió sumar cuatro puntos y seguir acercándose a los seis primeros puestos de la tabla.

Lo que está claro es que el once, como mucho, registrará algún retoque, ya que la idea con la que el entrenador llegó al equipo a falta de siete jornadas es la de ser un conjunto valiente al que solo le valen las victorias y para ello la disposición en el campo será más adelantada de lo que venía siendo, con el objetivo de mantener al rival lo más alejado de la portería de Champagne.