Real Oviedo

Egea piensa en Toche para suplir a Joselu

El delantero del Real Oviedo Toché, en el entrenamiento de hoy./Eloy Alonso
El delantero del Real Oviedo Toché, en el entrenamiento de hoy. / Eloy Alonso

El técnico mantendrá su línea de positivismo hasta el final y no descarta la vuelta a una convocatoria de Toché en la última opción de alcanzar en play off

MARÍA SUÁREZ

El entrenador del Real Oviedo, Sergio Egea, no esquivó la principal necesidad de los suyos, que no es otra que vencer en El Sadar a Osasuna para luego poder mirar al resto de campos de los que depende. El argentino reconoció que no se trata de dar una buena versión, sino de ganar. «El Oviedo durante el transcurso de estos diez meses ha dado muchas buenas versiones. Es ganar, ganar como sea. Tenemos que competir, sumar de tres y tener la fortuna necesaria«, concretó el técnico.

El técnico azul no baja los brazos ni cambia su discurso de optimismo y confianza en una plantilla «profesional» que representa a la perfección la camiseta que defiende. «Mi optimismo viene por cómo trabajan, compitieron muy bien el martes ganando a un Rayo Majadahonda que se jugaba toda su temporada. En fútbol todo puede pasar, tampoco creíamos que el Extremadura pudiera ganar en Cádiz y lo logró«, ejemplificó el propio entrenador.

Más Real Oviedo

Egea, que manifestó su confianza en la profesionalidad de Córdoba y Sporting, señaló también que esos equipos tratarán de defender «su integridad compitiendo de la mejor manera». Algo que, explicó, es propio de instituciones grandes.

El argentino lamentó la ausencia de aficionados azules en la grada de El Sadar por la falta de entradas a la venta ya que éstos son un apoyo fundamental, y analizó los cambios obligados en la convocatoria por las bajas.

«Joselu y Tejera están sancionados, Forlín no se recuperó y Javi Muñoz tiene un problema. Para gustos colores, me decanté por Joselu, Steven e Ibra, y ahora claro que Toché, que es un gran profesional también tiene opciones de entrar por Joselu«, avanzó el carbayón.

Los azules trabajaron a puerta cerrada en la penúltima sesión de esta atípica semana por haber jugado la jornada 41 de martes. El equipo volverá a trabajar en esas mismas condiciones, pero en el Tartiere, de viernes, y será el sábado cuando parta rumbo a Pamplona para quemar su última bala.